Get Adobe Flash player
Ultima Hora

Deportes

Lunes, 17 Diciembre 2018 07:09

Junior alcanzó su octava estrella

Escrito por

El Junior de Barranquilla se coronó campeón por octava vez de la liga colombiana pese a perder este domingo por 3-1 ante el Independiente Medellín en el partido de vuelta de la final del torneo Clausura, pero gracias al triunfo por 4-1 en el de ida.

El equipo de Barranquilla, dirigido por el colombo-uruguayo Julio Comesaña, salvó el título gracias al tanto que hizo Yony González al minuto 70, cuando perdía por 2-1, lo que le valió para celebrar tras haber perdido el miércoles pasado la final de la Copa Sudamericana en Brasil frente al Atlético Paranaense.

El Medellín, dirigido por el ecuatoriano Octavio Zambrano, alcanzó a soñar con dar vuelta a la final tras un doblete de Leonardo Castro y un gol de Germán Cano, máximo anotador del torneo con 20 anotaciones.

En los primeros minutos el partido estuvo muy luchado en el centro de la cancha, en donde ambos equipos se plantaron para complicar los ataques contrarios.

Sin embargo, los locales, que necesitaban anotar lo más pronto posible para disminuir amplia ventaja del marcador global, comenzaron a imponer condiciones bajo el liderazgo de los centrocampistas Andrés Ricaurte y Brayan Castrillón.

Ellos se empezaron a juntar con los atacantes Cano, Castro y Juan Fernando Caicedo, quienes hicieron daño con sus movimientos y generaron varias oportunidades.

La primera oportunidad clara de gol la tuvo el Medellín al minuto 14 tras una muy buena jugada colectiva entre Castrillón y el argentino Cano, que le hizo un pase con el pecho a Caicedo que remató desviado.

Tras esa jugada, el Poderoso tuvo varias oportunidades, pero los remates salieron desviados o fueron atajados por el uruguayo Sebastián Viera, quien estuvo atento cada vez que lo exigieron.

En ese contexto, el visitante trató de hacer daño al contragolpe y tuvo a Teo Gutiérrez como eje de esas transiciones, en las que sus compañeros desaprovecharon las posiciones de ventaja en las que los dejó varias veces.

Cuando parecía que el primer tiempo se iba a terminar sin goles, Castro, al minuto 44, recibió afuera de área, con un giro se deshizo del mediocentro Luis Narváez y sacó un derechazo que fue imposible de atajar para Viera, que hasta el momento era una de las figuras del partido.

En el segundo tiempo, cuyo inició se retrasó unos minutos por el humo que provocó la pólvora lanzada por los aficionados locales, el Medellín saltó a comerse vivo a su rival, al que el desgaste de la seguidilla de partidos que ha tenido en las últimas semanas le comenzó pasar factura.

El Poderoso anotó muy rápido el 2-0, al minuto 55 luego de que el lateral ElvisPerlaza enviara un centro que Cano cabeceó hacia atrás y que le quedó a Castro, quien con un derechazo venció, de nuevo, a Viera.

El Junior reaccionó y las oportunidades empezaron a llegar en ambos arcos, donde Viera le sacó un balón muy difícil a Caicedo y González salvó el descuento visitante tras un fortísimo remate de media distancia de James Sánchez.

Los barranquilleros, acostumbrados a tener el balón y a elaborar su fútbol, apelaron al juego largo para buscar hacer daño con la velocidad de González y el argentino Fabián Sambueza, quienes ingresaron en la etapa complementaria.

Así fue como González, tras una jugada muy rápida entre Teo y Sánchez al minuto 70, sacó un remate desde el borde del área que rebotó en el palo izquierdo antes de entrar al arco de González y agotar la esperanza del Poderoso.

Minutos más tarde, Castro, la figura del partido, sacó un remate que Viera atajó, pero dio un rebote que cazó Cano y mandó al fondo de la red al 79 y dejó viva la serie por unos minutos más.

En un cierre intenso, como lo fue todo el partido, el Junior aguantó el embiste del local, que nunca desistió de atacar, y dio la vuelta en un repleto estadio Atanasio Girardot, donde ya se había coronado campeón en el 2004 tras vencer por penaltis al Atlético Nacional.

 Independiente Medellín: David González; Elvis Perlaza, Jesús Murillo, Hernán Pertuz, Sebastián Macías (m.83, Yulián Anchico); Larry Angulo, Bryan Castrillón (m.74, Ever Valencia), Andrés Ricaurte; Leonardo Castro (m.83, Jean Carlo Blanco), Juan Fernando Caicedo y Germán Cano.

Entrenador: Octavio Zambrano.

Junior: Sebastián Viera; Marlon Piedrahita, Jefferson Gómez, Rafael Pérez, Gabriel Fuentes; Víctor Cantillo, Luis Narváez, James Sánchez, Jarlan Barrera (m.48, Jarlan Barrera); Teófilo Gutiérrez y Luis Díaz (m.60, Luis Díaz).

Entrenador: Julio Comesaña.

Goles: 1-0, m.44: Leonardo Castro. 2-0, m.55: Leonardo Castro. 2-1, m.70: Yony González. 3-1, m.79: Germán Cano.

Árbitro: Carlos Betancur. Amonestó a James Sánchez, Juan Fernando Caicedo, Germán Cano, Teófilo Gutiérrez, Marlon Piedrahita y Ever Valencia.

Incidencias: partido de vuelta de la final de la liga colombiana jugado en el estadio Atanasio Girardot, de Medellín.

Junior perdió la oportunidad de ganar su primer título internacional y el cupo a tres torneos continentales, tras caer en  la  Copa Sudamericana de fútbol, frente a Atlético Paranaense.

Para este año, Conmebol aumentó el premio económico para el campeón de la Sudamericana y 13.284'850.000 (pesos colombianos) se llevaron los brasileños

Cabe indicar que, el cuadro colombiano por solo haber llegado hasta la final del certamen continental, recibió una suma de 5.329'850.000 (pesos colombianos).

Por otro lado perdió un cupo directo para la Copa Libertadores 2019, noticia que no fue bien recibida por Once Caldas, que esperaba un triunfo del Junior para ir al certamen continental, ahora irá a la Sudamericana. 

Además, el conjunto barranquillero ya no jugará la Recopa Sudamericana  que era ante River Plate, que se consagró campeón de la Copa Libertadores, tras vencer en el estadio Santiago  Bernabéu, de Madrid, a Boca Juniors.

Finalmente, los dirigidos por el uruguayo Julio Comesaña perdieron la oportunidad de jugar la  Copa Suruga Bank, frente al campeón de la Copa de Japón 2018, Shonan Bellmare.

 

 

Domingo, 09 Diciembre 2018 17:32

River Plate se corona campeón de la Copa Libertadores

Escrito por

River Plate, con un gol del colombiano Juan Fernando Quintero en la prórroga y otro de Pity Martínez en el último instante, cuando Boca ya jugaba con nueve hombres por la expulsión de Wilmar Barrios y por la lesión de Fernando Gago con todos los cambios efectuados, se impuso en la final de la Copa Libertadores por 3-1, logró el título más ansiado y tocó el cielo en Madrid, desde donde partirá hacia el Mundial de clubes para completar un ciclo mágico.

En un partido con poco fútbol, que ni de lejos se acercó al trepidante juego de la ida, River tuvo el carácter para levantar un gol en contra que no supo resguardar Boca, quien se quedó sin recursos tras la expulsión. Todo se decidió por un golpe de clase de Quintero, el proyecto de gran estrella que nunca alcanza la regularidad necesaria pero que es capaz de conducir a su equipo a la conquista de cualquier título.

Y es que, impresionados por el escenario, la trascendencia del duelo o el cambio de temperatura, River y Boca tardaron más de media hora en entrar en calor, en ofrecer algo más que disputas entre rivales, pierna fuerte y balonazos.

River quiso llevar la iniciativa, pero no encontró la forma de hilar el juego en el centro del campo y Lucas Pratto vagó por el ataque sin que le llegase el balón. Boca esperó su ocasión, intercambió de forma constante las bandas entre Sebastián Villa y Cristian Pavón, pero no creó demasiado desconcierto en el rival.

Durante más de media hora, todo el peligro que llegó a las áreas estuvo motivado por errores.

Un mal despeje de Jonatan Maidana o un fallo de Leo Ponzio en un control junto al área, que ofreció a Darío Benedetto una falta al borde del área, cuyo rechace no fue aprovechado por Pablo Pérez (m.27), fueron las mejores ocasiones de Boca.

Un par de lanzamientos desde fuera del área, demasiado desviados pese a no tener oposición Nacho Fernández y Gonzalo "Pity" Martínez, todo lo que asustó el equipo de Marcelo Gallardo.

En ese escenario, se mueve mejor el conjunto de Guillermo Barros Schelotto, que como en la ida, aprovechó la mejor ocasión al borde del descanso. Fue un pase en profundidad de Nahitán Nandez que no llegó a despejar Javier Pinola y Benedetto-convertido en héroe desde las semifinales- transformó en gol, tras regatear a Maidana y ejecutar a la perfección sobre el achique de Franco Armani (m.44).

River tuvo más llegada tras el descanso, se acercó al gol con un disparo de Nacho Fernández, ligeramente desviado y antes de la hora Gallardo envió al campo a Juanfer  Quintero en lugar de Ponzio, en busca de un chispazo del colombiano con el que equilibrar la final.

Boca, que se quedó sin Benedetto en el 61, sustituido por Wanchope Ábila, no tuvo reparos en vivir el segundo tiempo cerca de su área, en busca de algún contragolpe decisivo, pero también expuesto a que algún desajuste le dejase sin ventaja.

Y este le llegó a tiempo para cambiar el ánimo del encuentro, para que Nacho Fernández encontrase con un pase al centro del área a Lucas Pratto y el ariete restableciese la igualdad.

River, que equilibró en dos ocasiones el marcador en la ida y llegó a Madrid con sensación de injusticia por haber perdido la condición de local, volvía a levantarse y los "xeneize" a la casilla de salida, con la sensación de que, de nuevo, el título pendía de una acción aislada.

La desperdiciaron los de Barros Schelotto, con un libre indirecto dentro del área por juego peligroso de Pinola (m.82) y, con el juego constantemente trabado por las faltas, ambos comenzaron a pensar en la prórroga.

Un alargue que, como no podía ser de otra forma en la final más accidentada de la historia, aún deparó un nuevo giro a su increíble historia; nada más comenzar, fue expulsado Wilmar Barrios, que se ganó la segunda amarilla por una innecesaria entrada en el centro del campo sobre un inédito Exequiel Palacios.

Palacios, que se presentaba en el que puede ser su estadio dentro de poco, no dejó más que algún detalle y fue sustituido por el juvenil Julián Álvarez, poco después.

Boca quedó cada vez más expuesto al talento de River. Y si de talento se habla, nadie mejor que Quintero, el más impredecible, capaz de desaparecer durante muchos minutos o sacar de la chistera un disparo a la escuadra para coronar una gesta que confirmó Pity a puerta vacía, con Esteban Andrada en el campo contrario, para darle el título a su equipo, para tocar con los dedos el cielo de Madrid y adentrar a su rival en la peor pesadilla.

River Plate: Franco Armani; Gonzalo Montiel (Camilo Mayada, m.74), Jonatan Maidana, Javier Pinola, Milton Casco; Exequiel Palacios (Julián Álvarez, m.98), Leonardo Ponzio (Juan Fernando Quintero, m.58), Ignacio Fernández (Bruno Zuculini, m.111), Enzo Pérez, Gonzalo Martínez; Lucas Pratto.

Entrenador: Marcelo Gallardo 

Boca Juniors: Esteban Andrada; Julio Alberto Buffarini (Carlos Tevez, m.111), Carlos Izquierdoz, Lisandro Magallán, Lucas Olaza; Nahitan Nandez, Wilmar Barrios, Pablo Pérez (Fernando Gago, m.90); Cristian Pavón, Darío Benedetto (Wanchope Ábila, m.61), Sebastián Villa (Leonardo Jara, m.96).

Entrenador: Guillermo Barros Schelotto Goles: 0-1: m.44: Benedetto. 1-1: m.68; Pratto. 2-1: m.110: Quintero. 3-1: m.122: Pity González a puerta vacía.

Árbitro: Nestor Cunha (URU). Asistido por Nicolás Tarán y Mauricio Espinosa (URU). Expulsó al xeneize Barrios por doble amarilla (m.86 y 92). Amonestó a Leo Ponzio (m.27), Nacho Fernández (m.81)m, Maidana (m.83) por River y a Pablo Pérez (m.43), de Boca.

Incidencias: Partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores disputado en el Estadio Santiago Bernabéu ante 62.282 espectadores.

 

Junior armó la fiesta, la gozó y la celebró este 8 de diciembre en Barranquilla, donde goleó 4-1 a un Independiente Medellín que fue fuerte en el primer tiempo, pero débil en el segundo ante un rival que demostró todo su poderío ofensivo en el partido de ida de la final de la Liga del Fútbol Profesional Colombiano.

Luis Díaz, James Sánchez, Teófilo Gutiérrez y Marlon Piedrahita anotaron para poner a soñar al 'Tiburón' con la anhelada octava estrella. El argentino Germán Cano marcó para la visita en el estadio Metropolitano.

El juego durante el primer tiempo se jugó a gran intensidad, con dos equipos con la clara intención de buscar el arco contrario. La primera oportunidad de gol la tuvo el local al minuto 8, cuando Jarlan Barrera habilitó a Teófilo, quien sacó un derechazo que el portero David González mandó al tiro de esquina.

El visitante respondió con cuatro llegadas seguidas. Primero con Cano, quien tras recibir dentro del área logró girar ante la marca de Rafael Pérez para disparar hacia la parte exterior de la malla.

Luego fue el otro delantero, Juan Fernando Caicedo, quien se generó su oportunidad por la zona izquierda, tirando el balón largo para dejar regado a Jefferson Gómez, pero cuando estuvo frente a Viera remató muy desviado.

Seguidamente el DIM volvió a aproximarse cuando Cano asistió al juvenil Brayan Castrillón, que no finalizó bien al disparar de zurda muy desviado. El mismo mediocampista tuvo la más clara para los de visita. Después de una jugada colectiva, el joven de 19 años quedó frente a Viera definiendo muy mal, pues su derechazo se fue alejando del vertical derecho.

Aunque Junior siguió buscando, solo hasta el minuto 36 volvió a generar peligro, con un zurdazo de Jarlan que hizo volar a González a su palo derecho. 

En la última del primer tiempo el arquero paisa volvió a ganar este duelo, cuando el samario tomó el balón dentro del área, se sacó la marca pero hizo un remate muy débil a las manos del gurdameta.

Y si la etapa inicial fue emocionante sin los goles, la final fue mucho más porque llegaron las anotaciones. Apenas al primer minuto el 'Tiburón' demostró que salió hambriento. Jarlan dejó mano a mano a Gabriel Fuentes con González, quien achicó bien para ganarle el duelo a un jugador que definió como defensor.

A los 5 minutos llegó la primera alegría para los 40 mil aficionados que asistieron al Metropolitano: Víctor Cantillo jugó para Jarlan, quien logró girar aunque se le fue largo el balón, sin embargo, apareció Luis Díaz para impactar de derecha, rasante, al palo izquierdo de González. 1-0.

Los dos equipos sintieron el gol. Junior porque tuvo un envió anímico y el DIM quedó conmocionado, lo que aprovecharon los dirigidos por Julio Comesaña para llegar con facilidad.

Y en una de esas acciones cayó el 2-0. Cobro de tiro de esquina de Jarlan y una aparición electrizante de Sánchez para conectar un soberbio cabezazo imparable al palo izquierdo de González.

El portero luego fue vital para salvar el tercero, ganándole otro duelo a Jarlan. Tras esa acción el cuadro antioqueño tomó un segundo aire y el local bajó la intensidad.

Y el respiro le sirvió al DIM para llegar al descuento a través de su goleador Cano, quien tras recibir un pase al vacío quedó de frente ante Viera y lo venció con un disparo cruzado de derecha.

Pero el 'Tiburón' volvió al acecho para buscar ampliar la ventaja y no permitir la igualdad. La hinchada estalló en júbilo cuando al minuto 35 el jugador del pueblo, Teófilo, aprovechó un error de Larry Ángulo, quien, apurado por Jarlan, jugó el balón hacia atrás y terminó habilitado al experimentado delantero, que una vez más demostró su frialdad definiendo abajo de la humanidad de González para el 3-1.

Los orientados por el ecuatoriano Octavio Zambrano volvieron a quedar desorientados, a tal punto que otro craso error derivó en el cuarto del rojiblanco. 

Yony González lanzó un centro que Jesús Murillo no supo rechazar, se la dejó a Piedrahita para que este venciera al guardameta, anotara y no celebrara por su pasado en el DIM, pero la hinchada juniorista sí lo gritó porque permitió lograr una ventaja de 3 goles que los pone a soñar con una estrella esquiva desde 2011.

El duelo de vuelta será el próximo 16 de diciembre en Medellín, pero antes, el 12, Junior buscará primero gritar campeón en Brasil en la final de la Copa Sudamericana, cuyo encuentro de ida finalizó 1-1.

Síntesis

Junior: Sebastián Viera (6); Marlon Piedrahita (6), Jefferson Gómez (5), Rafael Pérez (6), Gabriel Fuentes (6); Luis Narváez (6), James Sánchez (6), Víctor Cantillo (6), Jarlan Barrera (8), Luis Díaz (7); Teófilo Gutiérrez (7). 
D.T.: Julio Comesaña.
Cambios: Yony González por Teófilo (38 st) y Fabián Sambueza por Jarlan (46 st).
Goles: Luis Díaz (5 st), James Sánchez (11 st), Teófilo Gutiérrez (35 st) y Marlon Piedrahita (43 st).

Medellín: David González (7); Elvis Perlaza (5), Jesús Murillo (4), Hernán Pertuz (4), Sebastián Macías (5); William Parra (4), Larry Angulo (4), Andrés Ricaurte (5), Brayan Castrillón (5); Juan Fernando Caicedo (5) y Germán Cano (6).
DT: Octavio Zambrano.

 

Viernes, 07 Diciembre 2018 07:10

Junior vs DIM: Se viene la final de la liga colombiana

Escrito por

Todavía está temblando el travesaño donde Rafael Pérez estrelló su penalti. ¡Clan! Aún retumba el sonido de la pelota hundida contra el larguero a través de ese cañonazo cartagenero. Se sigue hablando de lo que pudo ser y no fue. De lo que sucedió y de lo que faltó, de esto y de lo otro. De todo lo aconteció en el 1-1 entre Junior y Atlético Paranaense, el miércoles pasado en el estadio Roberto Meléndez, en el primer partido de la final de la Copa Sudamericana. 

Lamento aquí, reproche allá. Aplauso ahí, elogio acá. Hay de todo para todos. Pero en medio de todos esos ecos que dejó el primer round de la pelea por ‘la otra mitad de la gloria’, sale a flote la esperanza “vamos lograr el título en Brasil, la seguridad de que “la serie está abierta y esto no se ha acabado todavía” y la convicción “de que allá tendremos más espacios y podemos hacer más daño”.

Las frases son de hinchas, periodistas, jugadores y cuerpo técnico de Junior. Tienen claro que falta una batalla de 90 minutos para resolver el ganador del trofeo continental.  

“Este equipo de visitante juega bien, a Brasil vamos por el título”, dijo Víctor Cantillo. “Ya esto pasó, estamos tranquilos, allá podemos ganar, esto no se ha acabado todavía”, declaró Luis Narváez. “Con nuestro juego y los jugadores clave que vuelven (Gabriel Fuentes y Teófilo Gutiérrez) vamos a tener la posibilidad de sacar un buen resultado y conseguir el objetivo”, manifestó Pérez.

Solo se frustró la victoria en casa, el título sigue en disputa. Mientras llega la hora de demostrar que en el país de la samba se puede imponer la cumbia, los Tiburones se cambian el chip y se ponen en ‘modo final de la Liga’. Mañana a partir de las 7 p.m., se medirán al Deportivo Independiente Medellín, en el partido inicial de la final del principal torneo colombiano. 

“La tenemos clara, tenemos otra final el sábado, necesitamos descansar bien para enfrentar al DIM y entregarnos en la cancha”, dijo Narváez.  “Hay que sacar un buen resultado de local”, se exigió Cantillo. 

Entre todos reconocen que están afrontando partidos trascendentales en los que alrededor hay una gran ilusión de la hinchada y de ellos mismos, que aspiran a quedar para siempre en la historia del club.

“Tenemos que sobreponernos, recuperarnos y salir con todo”, apuntó Cantillo. “Debemos preocuparnos por descansar y prepararnos”, consideró Luis Díaz. “El sábado tenemos otro reto importante, resta descansar, mirar lo que no se hizo tan bien ante Paranaense y potencializar las virtudes ante Medellín”, comentó Pérez.

Página 1 de 88