Get Adobe Flash player

Deportes

Domingo, 13 Julio 2014 18:14

James Rodríguez Bota de Oro del Mundial

Escrito por

El colombiano James Rodríguez ha sido premiado con la Bota de Oro del Mundial. El jugador del Mónaco ha sido el máximo goleador del Mundial de Brasil con 6 tantos.

Pese a caer eliminado en cuartos de final ante Brasil, al jugador colombiano nadie le arrebato el liderato de la tabla de goleadores y releva en el palmarés al germano Thomas Müller, que en Sudáfrica 2010 se proclamó mejor artillero pero cayó en semifinales ante España, a la postre campeón, y en esta oportunidad festeja el título.

James Rodríguez supera en un tanto precisamente a Müller y en dos al holandés Robin Van Persie, al argentino Lionel Messi y al brasileño Neymar.

La Copa del Mundo se cerró con 170 goles en 64 partidos y quedó a uno de la Copa del Mundo más productiva en ese aspecto: Francia'98, con 171.

Domingo, 13 Julio 2014 17:27

Alemania Campeón del Mundial Brasil 2014

Escrito por

Alemania de blanco y Argentina de azul, saltaron a la cancha del coloso de Río de Janeiro para enfrascarse en un duelo a muerte, donde al final el vencedor fue el cuadro europeo.

Los primeros quince minutos fueron todos del cuadro teutón dirigido por Joachim Löw, manejaban la posesión del balón pero un par de latigazos argentinos pusieron a temblar a más de un alemán en las gradas del inmueble.

Apenas al minuto 3, Alemania desperdició un balón parado a favor y Gonzalo Higuaín replicó para los sudamericanos enviando un remate a un costado de la cabaña de Manuel Neuer; esto era el primer aviso de lo que argentino estaba por devorarse.

Al minuto 16, Kramer sufrió un fuerte impacto con el defensa sudamericano Ezequiel Garay situación que más tarde derivo en la salida del alemán por el ingreso del delantero Andre Schürrle.

¡Lo que se comió Higuaín! Al minuto 20 el delantero del Napoli se encontró con un regalo de la zaga alemana, linderos del área, botando y sin marca, el sueño de todo delantero y el argentino ni siquiera le dio dirección de gol a su disparo, imperdonable error que a la larga salió muy caro.

Nueve minutos más tarde, excelsa definición del mismo hombre, que remató a botepronto un centro por el costado derecho y que mandó a guardar en la cabaña teutona, festejo desmedido del delantero que culminó en decepción al ver la bandera levantada del asistente invalidando la jugada por un claro fuera de lugar.

Höwedes, jugando gratis desde el minuto 32 por una plancha sobre Pablo Zabaleta, tuvo en su cabeza lo que pudo ser el 1-0 tras rematar un tiro de esquina en el agregado del primer tiempo sin encontrar fortuna al enviar el esférico al palo de la cabaña defendida por Sergio Romero.

Descanso en Río de Janeiro, paridad en emociones e intensidad, lo mejor estaba por venir.

Totalmente desbocados, con la consigna de adelantarse en el marcador antes que el rival, Argentina, vía Lionel Messi, tuvo al 46 esa jugada que pudo consagrarlo como un héroe nacional en tierras sudamericanas pero el caprichoso Brazuca besó el poste del arco alemán y el grito del gol murió ahogado en la garganta de millones de Argentinos.

Bajo el cobijo de miles de alemanes y brasileños presentes en el Maracaná, los de Löw comenzaron a inclinar la cancha a su favor y con buena distribución del esférico buscaron maniatar a los 'locales'.

Al 70 la fórmula casi fructifica, un par de paredes dentro del área argentina y Schürrle incapaz de controlar el esférico, se pierde una clara para los germanos.

Al 76, Sabella sacó a Higuaín del campo, desafortunada participación del argentino en el momento más importante del campeonato, Palacio  sería el encargado de acompañar a Messi en el ataque sudamericano.

Tres minutos más tarde los alemanes incendiaron el área de Romero, una vez más la incapacidad ofensiva de Höwedes evitó que éste se diera la vuelta e impactar para colocar la ventaja germana en el luminoso, instantes después fue Toni Kross  quien recibió un balón en diagonal y con displicencia envió su disparo a un costado de la portería, los teutones no la querían meter. 

¡Tenemos tiempos extras! 90 minutos no fueron suficientes  a pesar de las múltiples aproximaciones que ambas selecciones presentaron, no pudieron definir un digno encuentro de final de Copa del Mundo en tiempo regular.

38 segundos del primer tiempo extra, latigazo descomunal de Alemania que de no ser por la oportuna intervención de Romero hubieran cambiado el rumbo del partido desde ese entonces, los alemanes seguían perdonando.

Como cualquier alumno aprende del maestro, Rodrigo Palacio emuló la falla de Gonzalo Higuaín en el primer tiempo y tras bajar un esférico dentro del área de Neuer, solo y sin marca, quiso clarear al portero cuando éste salió a achicar y el balón se fue lejos del arco manteniendo la paridad en el marcador.   

“Tanto va el agua al cántaro” hasta que llega Mario Götze con una poesía de jugada dentro del área argentina, bajando el balón con el pecho y antes de que éste tocara el tocara el suelo impactó de media vuelta para cruzar a Romero y con esa magistral definición entregarle a la Mannschaft su cuarta Copa del Mundo, el primer europeo en conquistar la copa fuera de su continente.

El estadio Maracaná, uno de los templos con más historia en el fútbol, será el escenario para coronar al campeón del Mundial de Brasil-2014 entre Alemania y Argentina, dos potencias que llegan a la final de forma diferente, pero con la misma ilusión, la de levantar la Copa después de 31 días de fragorosas batallas en el campo de juego.

Alemanes y argentinos subieron al más alto escalón del torneo después de jugar cada uno seis partidos, en los que mostraron lo mejor de su repertorio: los teutones un juego colectivo contundente, con notables actuaciones individuales, y los gauchos una convicción y una fe conmovedoras que les permitieron salir adelante pese a un fútbol de altibajos que aún no satisface.

El favoritismo para levantar la Copa Mundo en el Maracaná corre por cuenta de Alemania y por motivos que no dejan ninguna duda, sobre todo después de aplastar por 1-7 a Brasil en la histórica semifinal de Belo Horizonte, que ya está en los anales del fútbol como uno de los partidos más significativos de todos los tiempos.

Sin embargo, Alemania no es solo favorita por propinarle la mayor goleada de la historia a Brasil, y en su casa. Es el equipo más goleador de este Mundial con 18 anotaciones, tiene a Miroslav Klose como el máximo artillero de los mundiales con 16 tantos, a cuatro de los 10 aspirantes a ganar el Balón de Oro como mejor jugador (Müller, Lahm, Kroos y Hummels) y al segundo mejor anotador del torneo, que es el propio Müller con cinco dianas.

Los alemanes se instalan por cuarta vez consecutiva entre los cuatro mejores equipos de los mundiales y alcanzan una final después de 12 años, en los que pasaron de jugar un fútbol efectivo pero chato, a uno que presenta momentos de altísima calidad técnica y es además vistoso.

Argentina, de menos a más

Del otro lado de la cancha, el de Argentina, el panorama no es tan brillante aunque sí igual de meritorio. El equipo albiceleste alcanza la final de un Mundial después de 24 años, cuando cayó 1-0 precisamente contra los teutones. Entonces aún brillaba, aunque ya sin encandilar, la figura de Diego Maradona.

Esta vez la figura que tiene la oportunidad de meterse entre los jugadores más grandes de todos los tiempos es Lionel Messi, lleno de récords y títulos europeos con el Barcelona de España, pero huérfano de una Copa del Mundo, que también es su gran sueño personal.

Messi tiene ante sí una ocasión quizás irrepetible en su vida y seguramente querrá tener la Copa entre sus manos, como todos los argentinos. Sin embargo, la selección dirigida por Alejandro Sabella ha ganado todos sus partidos con lo justo, suma ocho goles anotados por lo que es la menos efectiva de las cuatro sobrevivientes del torneo y ha estado sumergida en un pozo de irregularidad y altibajos.

Pero final es final y eso lo saben muy bien los argentinos, que mentalmente llegan muy fuertes, con la moral a tope y entregados con devoción para librar la batalla final y clavar la bandera celeste y blanca en la tierra de su acérrimo rival histórico, como lo es Brasil, tras dejar en el campo a los holandeses en una durísima semifinal en la que avanzaron en la tanda de penaltis.

Mientras Alemania llega con todos sus jugadores en óptimo estado y se ve gigante luego de aplastar a Brasil el pasado martes, Argentina hace esfuerzos milagrosos por recuperar a Ángel Di María y trabaja hasta con oraciones incluidas para que Messi juegue el mejor partido de su vida.

En el Maracaná, el mejor escenario posible, el fútbol elegirá a uno de estos dos equipos, a dos colosos de la Copa del Mundo.

Alineaciones probables

Argentina: Sergio Romero; Pablo Zabaleta, Martín Demichelis, Ezequiel Garay, Marcos Rojo; Enzo Pérez (Ángel Di María), Lucas Biglia, Javier Mascherano; Ezequiel Lavezzi Lionel Messi (C) y Gonzalo Higuaín. DT: Alejandro Sabella

Alemania: Manuel Neuer; Philipp Lahm (C), Jerome Boateng (Per Mertesacker), Mats Hummels, Benedikt Höwedes; Sami Khedira, Bastian Schweinsteiger, Mesut Özil , Toni Kroos; Thomas Müller y Miroslav Klose. DT:Joachim Löw

Árbitro: Nicola Rizzoli (ITA)

Estadio: Maracaná (Río de Janeiro)

Hora: 2 p.m. (hora de Colombia)

(Tomado del Tiempo)

Un escenario único como el Maracaná para un partido único como una final del Mundial entre Alemania y Argentina. La selección de Löw logró el billete con una exhibición que no se olvidará nunca al derrotar por 1-7 a los anfitriones, dejando al país organizador en estado de shock y adjudicándose la traicionera vitola de favorita de manera automática por su severo correctivo de semifinales. Argentina se planta en la final del mismo modo que aterrizó en Brasil: con dudas. Sabella no logra despejar todas las incógnitas y su selección solo carbura a trompicones. Sin embargo, le ha bastado para llegar a la final y luchar por su tercera estrella en el escudo y de esta forma igualar a su rival del próximo domingo, una Alemania que cuenta con tres mundiales, solo por detrás de los cinco de Brasil y los cuatro de Italia.

 

Alemania-Argentina es uno de los grandes clásicos del fútbol. Se han enfrentado en 20 ocasiones, con un balance favorable a la albiceleste, que logró nueve triunfos por los seis de Alemania (cinco empates). Sin embargo, en la historia de los mundiales, sus caminos se han cruzado en seis ocasiones, con dominio alemán (3-1). Seis partidazos que hicieron vibrar el planeta. Desde el campeonato de Suecia 1958 que coronó a un joven Pelé hasta el «Schweinsteiger, ¿estás nervioso?» Que entonó Maradona en Sudáfrica antes de encajar una histórica goleada. Historia de los Mundiales.

A las 7:55 en vuelo Chárter, de matrícula N562 de Avianca aterrizaron en la Base Militar de Catam, los 23 jugadores de la Selección, el técnico José Pekerman y dirigentes de la Federación Colombiana de Fútbol. Luego de cumplir los requisitos para entrar al país, ocuparon los autobuses que recorrerían la calle 26 hasta el parque Simón Bolívar.

Mientras los "héroes" se preparaban para salir de Catam, miles de personas, con camisetas, banderas, pancartas y pitos, se acomodaban a lo largo de la calle 26, la Avenida 68, la calle 53 y en primera fila en el Simón Bolívar para recibir al combinado nacional y acompañarlo en su recorrido.

A las 9 de la mañana, en un bus descapotado inició el recorrido de los jugadores y el técnico Pekerman, que fueron escoltados por decenas de policías y miles de colombianos que le expresaron su apoyo a la Selección. Muchos trataban de captar con sus cámaras las emociones y expresiones de los 23 "guerreros" y el técnico que una vez más se sintió Colombiano.

De inmediato las redes sociales se llenaron de imágenes que mostraban "ríos" de gente inundando las principales calles de la ciudad y el parque Simón Bolívar, en un hecho sin precedentes en la capital del país. En Twitter y Facebook se hicieron visibles los mensajes de felicitación y agradecimiento a la Selección, así como el agradecimiento del equipo que a través de la cuenta oficial @FCFSeleccionCol, reconoció la emotiva bienvenida a los jugadores y el cuerpo técnico.

Luego de más de hora y media de recorrido, la Selección Nacional llegó al Parque Metropolitano Simón Bolívar para ser homenajeada por más de 125 mil personas, que en compañía de varios artistas y sin importar la lluvia agradecieron a jugadores, técnicos y directivos por las emociones entregadas a los colombianos en este campeonato del mundo.