Get Adobe Flash player

Farandula

Toda una polémica ha suscitado el saludo del cantante de música Vallenata Farid Ortiz, al Excongresista Yahir Acuña, quien ahora aspira a ser gobernador del Departamento de Sucre.

El artista al ser consultado sobre el saludo, dijo que no es un saludo político, simplemente es un gran amigo con quien lo une una gran amistad y por eso lo saludo, pero no existe ningún compromiso económico.

Recientemente el CNE - Consejo Nacional Electoral, le hizo un llamado a los aspirantes en las próximas elecciones del 2015, recordándoles que la publicidad política deberá hacerse tres meses antes del debate electoral y que cualquier tipo de publicidad que circule deberá ser desmontada de manera inmediata sopena de incurrir en sanciones.

La polémica esta armada si el saludo en la canción baila en la calle, “Doctor Yahir Acuña Sucre lo necesita" es político o no, lo cierto es que el cantante Farid Ortiz, lo hizo de corazón para congraciarse con su amigo, pero el Excongresista está en aprietos con el  CNE, para demostrar que no es una publicidad política, sino un saludo de amistad, cosas de la política. 

A los 93 años de edad dejó de existir en la madrugada de hoy en la clínica Valledupar, el compositor de música vallenata, Luciano Fermín Gullo Fragozo, quien venía padeciendo quebrantos de salud.

Autor de más de trescientas obras, entre inéditas y grabadas.

Hizo parte de la legendaria agrupación Los Playoneros Del Cesar en donde se desempeñó como cantante - guacharaquero, agrupación de la que hacían parte los también compositores Eliécer Esteban Fragoso Pinto, Miguel Yanet Díaz, Wilson Rafael Sánchez Molina “Wicho”, entre otros.
  
Al igual que todos los autores de su época sus obras fueron inspiradas en la realidad, en vivencias personales y en sucesos que le referían sus amigos, en los que refleja el valor de la amistad, las costumbres regionales y la nostalgia que transmitían los paisajes. 

Si quieres partir

Sin mi compañía

Ya me vengo a despedir 
Y adiós morenita mía

Si tú te decides corazón

Verás los motivo y la razón…

Lunes, 22 Diciembre 2014 13:03

La de la ventana marroncita

Escrito por

Por: Celso Guerra Gutierrez

Patricia Acosta, fue el eterno amor de, Diomedes Díaz, la musa inspiradora más importante, dentro de su carrera musical, la persona, por la cual se esmeró en dar lo mejor de sí mismo, primero, como compositor, y después, como cantante.

Fue Patricia, un gran estímulo emocional, para Diomedes Díaz, salir de la pobreza a la que estarían condenados, según los padres de ella, y la mayoría de sus paisanos, que conocían el origen humilde  del cantor campesino.

A Patricia, Diomedes, le compuso en total 22 canciones, de las importantes que hoy engalanan  no solo el catálogo de este extraordinario cantautor, si no, que representan al folclor Colombiano.

“El Cacique”, y  Patricia, se conocieron en el pueblo de ambos, La Junta, siendo ambos niños él, 10 años, ella, 12, desde temprana edad, hubo gran empatía entre estos chiquillos, que no era compartida por los padres de ella, al no tener el pretendiente su mismo nivel social, lógico, también la edad, era un impedimento.

Los padres de Patricia Acosta Solano, Pedro Ángel “el Negro” Acosta y Alicia Solano, en su afán de apartarla de las pretensiones amorosas  del “Cacique”, la internaron en un colegio para señoritas en Bucaramanga, donde estuvo varios años.

De esta  lejanía, nace El primer canto, que el folclor vallenato conoció, compuesto por el poeta, a este amor de 10 años de noviazgo y 20 de matrimonio, “Cariñito de mi Vida”, en la voz de Rafael Orozco y Emilio Oviedo, donde se evidencia la nostalgia marcada por la distancia.

Diariamente veo el sol

Diariamente veo la luna.

Pero nunca encuentro tu amor

Y el tiempo que pasa me asusta……

El éxito de esta canción dio pies para que Diomedes Díaz, para ser tenido en cuenta, por Nafer Duran, quien acababa de coronarse Rey del festival vallenato, en 1976, y grabar su primer álbum donde se destacó, otro canto dedicado a Patricia y que narra las vicisitudes, por las cuales pasaban sus relaciones, a raíz de la oposición de toda la familia de ella, “El Chanchullito”.

Que nos tienen vigilaos

Aunque es por no deja

Nos van a coge pillaos

Y a ti te pueden fregar

En tu casa están pendientes

Y le temen hasta a tu espejo…..

Otra de las canciones  sobresalientes de Diomedes Díaz, dedicada a Patricia, en los inicios de su carrera, es, “La Ventana Marroncita”, la cual refleja su gran amor, por la que sería su esposa; en esos ires y venires de Carrizal a la Junta, el trovador tenía que pasar, por la residencia de ella, casa que se distinguía por tener una ventana marroncita, sitio donde ella dormía, el aprovechaba la ocasión para ponerle serenata, con una grabadora, marca “Crown”, de pilas, que siempre llevaba en los hombros, estaba muy de moda la canción, “Rosa Jardinera”, con Oñate y los López, canto que siempre le dedicaba a su novia.

Pero estas galanterías, ocasionaban  más disgusto entre la familia Acosta, que se sentía vilipendiada por las pretensiones y osadía del cortesano de marras, el cual ocasionaba el disgusto de, Hernán Acosta, hermano de la novia, quien en varias ocasiones, hizo correr a Diomedes Díaz , a punta de bala, con un revolver Colt, 38 Largo.

Más tarde, al darse cuenta, los Acosta, que estos esfuerzos por separar a la pareja, eran infructuosos, algunos de ellos, se le ocurrió, la brillante idea, de pintar la ventana marroncita, de verde, para despistar a los seguidores del, “Cacique”, que llegaban allí, a conocer el sitio que inspiro, una de las canciones más famosas de, Diomedes Díaz.

Años más tarde, Él pistolero de marras se convirtió en concejal municipal por 4 ocasiones, de la cabecera municipal de  la Junta, San Juan del Cesar y diputado de La Guajira, apoyado por su famoso cuñado cantor.

Estos amoríos siguieron desarrollándose en la más completa clandestinidad, auspiciado por algunos seguidores de Diomedes, que ya comenzaba a despegar como músico, uno de esos cómplices de esos amores furtivo, fue Nefer Ariza, importante comerciante de licores, dueño de uno de los estancos más famosos de Valledupar, quien les compro unos wallkie talkie, para se comunicaran a distancia, hasta que fueron sorprendidos y los aparatos decomisados y rotos.

Llego la época en que Diomedes ya tenía la suficiente solvencia económica, gracias a que desde que arranco como cantante impacto, ya estaba realizada la unión musical con Juancho Rois, cuando decidió, formalizar su matrimonio, con Patricia, a escondidas de todos , fue una unión bien sencilla, con escasas personas, en la parroquia de San Juan del Cesar, en medio de penumbras de las  velas, ya que la energía escaseaba en la comarca, en esa época, fueron padrinos de bodas, el locutor y amigo íntimo de Diomedes Díaz, Emilio Arias Acosta, Nefer Ariza Bolívar Urrutia, y la hermana de Patricia, que siempre vio con buenos ojos esta relación,miryan Acosta, ya fallecida.

Fue una semana de jolgorio, en la población de la Junta, a la cual la familia en pleno, de la novia termino integrándose al festín, a pesar, que el primer día, se negaron a darle la bendición a la pareja recién casada, quien no se presentó a la celebración, fue una de las hermanas de la novia, que tildaba a Diomedes de loco y argumentaba, que por culpa de esa unión, su esposo la iba a dejar.

De esta relación tormentosa quedaron grandes recuerdos registrados en la fonografía, como “Sencilla y Cariñosa”, “Bendito sea Dios”, “Bonita”, “Te Necesito”, “Mi Dolor de Cabeza”, “Sin Ti”, “El Alma en un Acordeón”, “Dos Claveles”, entre otras.

Lunes, 22 Diciembre 2014 06:35

Diomedes Díaz, sigue volando alto, muy alto

Escrito por

Por Juan Rincón Vanegas

 

Si yo pudiera alzar el vuelo

alzar el vuelo como hace el cóndor,

que vuela alto muy alto

me fuera lejos, pero bien lejos. 

Hoy, al cumplirse el primer año de la despedida de la vida del cantautor Diomedes Díaz, el recuerdo se reactiva y sus canciones suenan más que nunca, especialmente su última producción musical ‘La vida del artista’. 

Diversos actos religiosos y culturales se han programado por sus familiares contando con el respaldo de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata, para rendirle el más grande honor al ‘Cantor campesino’, al hijo de Rafael María Díaz Cataño y Elvira Antonia Maestre Hinojosa, quien durante más de 40 años se dedicó a cultivar su talento que convirtió en memorables canciones.

Diomedes Díaz, grabó un total de 34 producciones musicales al lado de Náfer Durán Díaz, Elberto ‘El Debe’ López, Juancho Rois, Nicolás ‘Colacho’ Mendoza, Gonzalo ‘El Cocha’ Molina, Iván Zuleta, Franco Argüelles, Juancho de la Espriella y Alvaro López. En total grabó con cinco Reyes Vallenatos, entre ellos dos Rey de Reyes. Además, compuso más de 185 canciones, la mayoría de ellas grabadas, quedando inéditas: ‘Elida de mi corazón’ ‘La culebra’ y ‘Perro’, entre otras 

Entre los premios obtenidos por ‘El Cacique de La Junta’ están: 22 discos de oro, 23 de platino, tres discos de quíntuple platino, un disco de diamante, y de sus producciones la que más vendió fue ‘Titulo de amor’ al lado del acordeonero Juancho Rois. Según las estadísticas que se tienen de la venta de sus producciones musicales se entrega una cifra de más de 15 millones de copias. En total grabó 445 canciones.

Entre los compositores vallenatos que más les grabó Diomedes Díaz están: Calixto Ochoa, con 29; Edilberto Daza, con 19 y Romualdo Brito con 17.

Como compositor su primer éxito fue ‘Cariñito de mi vida’ grabado en 1975 por Rafael Orozco y Emilio Oviedo. Al grabar en 1976 con Náfer Durán, impuso la canción ‘El chanchullito’ y después vinieron una serie de éxitos.

Respecto a su participación como compositor en el Festival de la Leyenda Vallenata, lo hizo en el año 1976 ocupando el tercer puesto con el paseo ‘Hijo agradecido’, que un año después grabaran Pedro García y Florentino Montero en el disco ‘Canto al cañaguate’. Después lo hizo en 1987 con ‘Señor maestro’ en homenaje al maestro Rafael Escalona.

 “Les dejo mi canto y mi fama”

En este recorrido por la obra musical de Diomedes Díaz, se destaca su amor por el folclor lo que le mereció el reconocimiento de su fanaticada a la que no se cansó de cantarle y exaltarla. Precisamente sus seguidores en Colombia y el mundo, lo acompañaban masivamente en cada una de las presentaciones.

 Ante este respaldo en su testamento de sentimientos, no tuvo otra alternativa que dejarles, su canto y su fama, y pasado un año de su fallecimiento se sigue haciendo sentir  hasta en su tumba de Jardines del Ecce Homo de Valledupar.

Hoy, Diomedes es leyenda, es único e inmortal y sigue volando, alto muy alto, porque su nombre quedó inscrito en el libro más grande del folclor vallenato y por eso todos los días es noticia musical en los medios de comunicación, en el Facebook, en los hogares, en las parrandas, en el lugar menos imaginado y sigue pegado en el corazón de su fanaticada.

Como recuerdo envío en este significativo homenaje dos canciones inéditas: ‘Las frases de Diomedes’ de la autoría del compositor Henry Navarro, quien la inscribió en el 47 Festival de la Leyenda Vallenata, y el paseo ‘Nace la leyenda’ del Rey vallenato de la Canción Inédita Vallenata, Germán Villa Acosta, e interpretada por Enaldo Barrera ‘Diomedito’ y el Rey Vallenato ‘Alberto ‘Beto’ Jamaica.

Paz en la tumba de ‘El Cacique de La Junta’…

 

 

 

José Zequeda, ex manager del desaparecido Diomedes Díaz, renunció a la agrupación que heredó su hijo Rafael Santos al lado de Álvaro López argumentando falta de cumplimiento en lo pactado, especialmente con los honorarios al tiempo que el joven Cantante respondió que desistió de los servicios de Zequeda por deslealtad.

Zequeda admitió que lo que más lo impulsó a tomar esta decisión fue la “del hecho que me haya faltado el respeto, circunstancia que no puedo tolerar por los valores inherentes a mi educación y que de pronto para usted, no existan para su integridad formal como persona”.

Aclaró Zequeda que está pendiente una presentación privada en Barranquilla para el día 16 de diciembre de la cual se recibió un anticipo de 10 millones de pesos que tiene en su poder el acordeonero Álvaro López. Aclaro “no tengo ya responsabilidades con el grupo”, concluyó Zequeda.

Comunicado de Rafael Santos

Bogotá 15 de diciembre de 2014

Comunicado a la opinión pública y medios de comunicación Cordial saludo: Me dirijo a ustedes utilizando esta forma de comunicación con el claro y único objetivo de hacer precisión frente a las reales circunstancias que propiciaron las razones para desistir del acompañamiento hecho por el señor José Alberto Zequeda Mestre, quien en reciente comunicado señaló que renunciaba a su actividad como representante de la agrupación de Diomedes Díaz y Álvaro López, “labor” que en realidad nunca se adelantó con esas características, luego del fallecimiento de mi padre.

En aras de la verdad, es importante hacer público el acto de falsedad en su comportamiento y deslealtad adelantado por el señor Zequeda Mestre, quien de manera inconsulta, irrespetuosa e irresponsable y a título personal, usurpó, violó la confidencialidad y los conductos de seguridad que Sony Music tiene tras la producción del trabajo musical que se adelanta en homenaje a Diomedes Díaz, esto relacionado con los excesos de saludos, la presunta exigencia de pagos a las personas que fueron mencionadas en el anterior proyecto musical titulado “La Vida del Artista” que iban a ser incluidas en este nuevo compacto, razón que obligó al cambio de la fecha de la puesta en el mercado, fecha que estaba prevista en el mes de diciembre y la superación de las complicaciones, el borrado de saludos, atrasos, lo que generó circunstancias que obligaron a una nueva masterización y mezcla del producto.

De igual forma, es necesario hacer público, que días previos la infortunada desaparición de mi padre, se habría producido un grave distanciamiento en entre ellos, esto como resultado de las inconsistencias registradas en la deficiente actividad del señor Zequeda y en la no claridad frente al manejo económico de una representativa suma dinero, producto de los recursos percibidos por Diomedes Díaz.

La agrupación musical, el Rey Vallenato Álvaro López y este servidor, estamos dispuestos a continuar trabajando de común acuerdo y por petición de ellos mismos y perpetuar el legado que dejó por mi padre el “Cacique de la Junta”, Diomedes Díaz, para hacer empresa, y sostener el mensaje de amor y paz que desde las tarimas siempre envió.

A José Alberto Zequeda, nuestros agradecimientos, invitándolo a la reflexión, a modificar su comportamiento, apropósito de esta temporada decembrina y recordándole las palabras que muchas veces escuchó y pronunció, “Al amigo hay que quererlo, que cuidarlo y protegerlo” muchos éxitos.

A nuestros seguidores un mensaje de feliz navidad y próspero año nuevo.

Atentamente:

Rafael Santos Díaz Acosta.