Get Adobe Flash player
Ultima Hora

Farandula

El talento, el entusiasmo y esas ganas de triunfar, hicieron que las concursantes del Encuentro Vallenato Femenino – Evafe 2017 – fueran las verdaderas estrellas de este certamen que coronó a las reinas en la segunda edición.

Los aplausos del público y esas levantadas de las sillas testimoniaron  los momentos emocionantes en la final que se realizó en la tarima ‘Francisco el Hombre’ de la mítica plaza Alfonso López de Valledupar, luego de tres días de competencia.

La contienda fue reñida, el nivel de las concursantes mejoró y todas demostraron en cada salida, que se prepararon para brillar con luz propia mostrando en todo su esplendor su gran talento.

Wendy Corzo, ganadora en Acordeonera Mayores dio gracias a Dios y a su familia por este triunfo. Ella demostró lo que tiene como el título de la puya que interpretó ‘Me paro mejor que un hombre’. “Estoy feliz porque logré mi propósito”, dijo.

Por segundo año consecutivo, Tatiana Díaz, quien el año pasado fue segunda; ahora se lleva el primer puesto como cantante. “La competencia estuvo reñida porque hubo un ramillete de cantantes muy buenas”, dijo la ganadora orgullo de Montelíbano – Córdoba.

Sheila Tarazona, ocupó el primer lugar como compositora con la canción ‘Contestación a Escalona’. Una inspiración que nació por la condición que Escalona le puso a Adaluz para su ‘Casa en el Aire’, “porque que el tipo tenía que ser aviador”; pero según Sheila, ese aviador resultó mujeriego.

La agrupación ‘La Milagrosa’, ganó en esta categoría con su voz líder Mila Martínez Molina y la acordeonera Leidy Salgado, dos mujeres talentosas. Mila, nació en Medellín y hace ocho años vive en Bogotá. Su amor por el vallenato, viene de cuna, porque solamente se dormía con esta música.

Llegó al restaurante Gaira en Bogotá a buscar oportunidad como cantante pero terminó de mesera porque ya el puesto tenía titular. Con el tiempo, Carlos Vives, le dio la oportunidad y comenzó a brillar.

Por su parte, Leidy Salgado, mejor Acordeonera en Evafe 2016, dijo “este ha sido mi mejor experiencia y mi mejor concierto en cinco años de competencia”.

La niña Alma Luz Araújo, logró su meta en el segundo año de participación. “Estoy feliz por este triunfo que llevo para mi tierra, Purísima – Córdoba”.

Sandra Arregocés, vocera de la Fundación Decuplum, organizadora del Evafe 2017, concluyó “estamos agradecidos con el esfuerzo de todas las concursantes, que hasta pasteles vendieron para venir a Valledupar. Ellas fueron las estrellas del certamen, estamos creciendo  porque le pusieron alma, pasión, estuvieron formidables y esto es una gran bendición.

*CUADRO DE HONOR ENCUENTRO VALLENATO FEMENINO*

* – EVAFE – 2017 – VALLEDUPAR*

*Acordeoneras mayores*

1. Wendy Corzo – Valledupar

2. Nataly Patiño – Valledupar

3. Loraine Lara – Sabanalarga – Atlántico

*Acordeonera Infantil*

1. Alma Luz Araújo – Purísima – Córdoba

2. Isabel Picón – Ocaña – Norte de Santander

3. Sara Arango – La Apartada – Córdoba

*Cantante*

1. Tatiana Diaz – Montelíbano – Córdoba

*Compositora*

1. Sheila Tarazona – Contestación a Escalona – Valledupar

*Agrupaciones*

1. La Milagrosa – Bogotá

2. Ángela y Las Reinas – Bogotá

3. Grupo Origen – Valledupar

 

La intérprete de música tradicional Toto la Momposina, lanzó una dura crítica contra el reggaeton tras considerar que a pesar de la popularidad  de la cual goza este género musical especialmente en la juventud, no le está aportando nada a la cultura.  

El reggaeton es para embrutecer a toda la humanidad. Este género no les deja nada educativo a los jóvenes.

“Los muchachos ahora bailan reggaetón y que te lo meto, que te lo saco, que lo hacemos, no, eso no tiene ningún valor de música, y eso es para embrutecer a toda la humanidad a través de los malos pensamientos“, afirmó la Momposina.

Agregó además que incluso por encima del éxito que tiene actualmente, en varias regiones del mundo, el reggaetón terminará desapareciendo del escenario cultural y musical.

“El tiempo dirá que es lo que se queda y que es lo que no sirve, así de simple, el destino lo dirá“, puntualizó.

La artista con una carrera de más de 40 años, también expresó que aún espera apoyo del Estado, para el fomento de la cultura y la música tradicional colombiana que, ante los nuevos géneros y propuestas musicales, está quedando en el olvido.

 

 

 

Entre anécdotas, remembranzas, historias y uno que otro chiste, Carlos Vives, el homenajeado del 51º Festival de la Leyenda Vallenata, contagió de vallenato puro a los asistentes a la rueda de prensa que se llevó a cabo en Bogotá.

Con una invitación sentida y agradecida, Rodolfo Molina, presidente de la Fundación del Festival de la Leyenda Vallenata, explicó el valor que representa para el evento tener como exponente a Carlos Vives, un artista merecedor de reconocimientos en el país y el exterior, ratificando que la elección logrará posicionar aún más al evento como un espacio cultural.

“El folclor es el alma de nuestra gente, nos ha dado tanto, que hemos podido reinventarnos”, expresó Carlos Vives. “Quiero agradecer esta oportunidad que me da el Festival, ustedes y la comunidad vallenata, para hablar y expresarles a los dolientes de la cultura vallenata que debemos proteger este patrimonio  increíble. El vallenato cada vez es más, nos aporta diversas formas de hacer música, aunque el mercado exige estilos musicales modernos, nuestro género se resiste a dejar un lado su esencia y las personas que nos siguen, que aman el vallenato, que vienen y las que vendrán deben encontrar este género fortalecido”.

De igual manera al artista samario manifestó que “El homenaje no es para mí, es para todos los espíritus y juglares que nos han dado una de las culturas más grandes y ricas del folclor, como lo es la música vallenata”.

Enseguida anotó. ‘Llegó el momento de cerrar ventanas, amarrarse los cinturones, estamos próximos a despegar’, anunció Vives, de inmediato se abrieron las cortinas, emergió del cielo una contorsionista, mientras desfiló vestida de pilonera ‘Consuelo Araujonoguera’ afirmando que no se ha ido, sigue aquí e invitando a tomarse un trago. Después de la escena se desplegaron los fuelles de los Reyes Vallenatos Egidio Cuadrado, Ciro Meza Reales, Álvaro Meza  Reales,  Alberto Jamaica Larrota, Jaime Dangond Daza, y sonaron los acordeones, poniendo a vibrar a los presentes, expresando el sentir de un pueblo que a través de versos, convierten en poesía, sus historias y creencias… Se escuchó la voz fuerte y melodiosa de Carlos Vives cantando ‘El hambre del Liceo’, composición del maestro Rafael Escalona, un tema escogido de manera certera para evocar sólo lo que este género logra: sentimiento.

‘El cantor de Fonseca’, ‘El pollo vallenato’, ‘La cañaguatera’, ‘El hijo del vallenato’, ‘La foto de los dos’, y ‘el rock de mi pueblo’, entre otras canciones, fueron una pequeña muestra del talento que desplegó Vives en escena, confirmando que el vallenato está cada vez más vivo, siembra, transmite y emociona, sellando así la asistencia segura al Festival de la Leyenda Vallenata que se realizará del 26 al 30 de abril del próximo año.

En el acto estuvieron presentes el gobernador del Cesar, Francisco Ovalle Angarita; el alcalde de Valledupar Augusto Ramírez Uhía, los Reyes Vallenatos residentes en la capital del país, medios de comunicación, patrocinadores, artistas y folcloristas, quienes al lado de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata y de Carlos Vives, se comprometieron a sacar adelante la más grande fiesta de acordeones de Colombia.

El artista es recordado por interpretar la canción ‘El ron de vinola’ que identifica las celebraciones decembrinas.

El músico colombiano, Julio César Sanjuán, heredero del legado musical de ‘Buitraguito’, falleció este lunes en el municipio de Piedras, Tolima, tras varias complicaciones en su estado se salud que lo aquejaban desde hace varios meses.

Julio Cesar Sanjuán Escorcia es recordado por su historia de vida en la que pasó de ser el zapatero a un gran cantante.

La historia musical lo conoce como ‘Buitraguito’, seudónimo que le puso su público en el año 1.947 en la ciudad de Barranquilla, por tener su voz muy parecida a la del gran cantante Guillermo Buitrago.

 

Con 68 años recién cumplidos, Alicia Juárez tenía una salud envidiable. Por eso, el mundo del espectáculo se sorprendió cuando se conoció este domingo la noticia de su muerte.

El corazón de la viuda de José Alfredo Jiménez se detuvo para siempre el sábado en su casa de Dolores Hidalgo, en el estado de Guanajuato (México).

Un infarto fulminante se llevó a la actriz y cantante que se convirtió en la inspiración de muchas canciones del ‘Rey de la canción ranchera’, informó su representante Elías Cañete, según publicó el diario ‘La Jornada’, de México.

“Según me cuenta su esposo, él se levantó al baño alrededor de las seis de la mañana y cuando regresó a la cama se le hizo raro que ella no se moviera ni le preguntara nada, por lo que se acercó, le tocó la pierna y la sintió muy fría. La movió y se dio cuenta de que había fallecido”, agregó Cañete.

‘La musa de México’, como también era conocida Juárez, fue la tercera y última esposa de Jiménez, quien falleció en 1973.

Alicia Juárez es el nombre artístico de Alicia López Palazuelos. Nació en la ciudad de La Barca, en el estado mexicano de Jalisco, pero desde muy pequeña vivió en Oxnard, en California (EE. UU.), a donde se trasladaron sus padres.

Juárez empezó su carrera como cantante a los 16 años de edad. Alcanzó fama en España y Colombia, además de su natal México. 

Algunos de sus álbumes más recordados son ‘José Alfredo y Alicia’ (1971), ‘Mis últimas grabaciones con José Alfredo Jiménez’ (1975), ‘Voz y sentimiento’ (1990), ‘Boleros’ (1992) y ‘Alicia Juárez y José Alfredo Jiménez. Las coplas y todos sus éxitos’ (2004).

Para la pantalla grande, actuó en al menos nueve películas. ‘La loca de los milagros’ (1975), ‘Juan Armenta, el repatriado’ (1976), ‘La sotana del reo’ (1979), ‘El siete vidas’ (1980) y ‘La cosecha de mujeres’ (1981) son algunos títulos destacados. 

Según fuentes familiares, sus restos serán llevados a Oxnard, la ciudad donde vivió durante muchos años y en la que residen su mamá, hermanos y sus dos hijos.