Get Adobe Flash player

Judicial

En confusos hechos luego de recibir un impacto de bala en el pecho murió el joven Freddy Enrique Granados Polo, de 21 años de edad, quien se encontraba compartiendo con otros amigos en horas de la madrugada de este domingo en una casa de campo ubicada en el barrio San Jorge de Valledupar.

Roque Polo tío de la víctima relató que el hecho se registró en medio de un operativo policial, luego de que se generara un enfrentamiento contra los uniformados que fueron atender el llamado de los vecinos tras una riña que se había presentado. Supuestamente uno de los policías disparó contra el portón donde se encontraba el joven con una señora que iba a buscar a su hija que estaba en la fiesta, en ese instante recibió un disparo Granados Polo, quien minutos después se desplomó cuando iba ser llevado a la clínica Médicos donde llegó sin signos vitales.     

Familiares de la víctima fatal piden a las autoridades esclarecer el hecho donde fue ultimado el joven comerciante de la calle del Cesar.

En este mismo caso resultó lesionada una mujer madre de una de las participantes de la integración, quien instauró la denuncia contra los uniformados que supuestamente accionaron el arma.

Por su parte el comandante operativo de la policía coronel Fredy Delgado dijo que “la patrulla del cuadrante acude al lugar, tras el llamado de los vecinos de la ‘Casa Quinta’ Las Palma ubicada en el mencionado sector, donde se realizaba un evento comercial, reportan la presencia de menores de edad y al asistir una patrulla de la Policía a verificar la información, se genera una resistencia para el ingreso de los uniformados al sitio”

Sin embargo la investigación es adelanta por miembros del CTI que realizaron el registro pericial donde resultó muerto Freddy Enrique Granados Polo.

Cabe recordar que este joven era hijo de Fredys Enrique Granados Móvil, quien luego de matar a su esposa Nadina Beatriz Polo Granados, toma la determinación que quitarse la vida con disparo en la cabeza, hechos presentados el 11 de noviembre del 2017 en el barrio San Jorge de Valledupar.

La inmediata reacción de una patrulla policial, que se percató de la comisión de un hurto en sectores de la Universidad Área Andina de Valledupar, al comenzar la noche del viernes, dejó, además de un presunto delincuente dado de baja; dos capturados, entre ellos, un hombre de 27 años de nacionalidad venezolana.

Una patrulla policial circulaba por el sector de la carrera 22 con calle 6 del barrio Candelaria Norte y se percató de que tres hombres estaban cometiendo un hurto y los presuntos delincuentes al ver la presencia de los uniformados realizaron varios disparos por lo que los policiales en la reacción accionan sus armas de fuego de dotación oficial, iniciando un intercambio de disparos.

En ese momento, se registró una fuerte balacera que alarmó a los habitantes del sector y puso en riesgo a varias personas, entre ellos, a unos 20 niños que jugaban fútbol en una cancha cercana.

En el intercambio de disparos, resultó muerto uno de los presuntos delincuentes identificado como Breiner Andrés Bermúdez, de 23 años, quien se movilizaba en una motocicleta bóxer de placa MYB-96F. Su cuerpo quedó tendido en el piso, rodeado de sangre y, sus piernas, sobre la motocicleta. Vestía jean azul, camiseta amarilla de la selección Colombia, portaba zapatos tenis y un reloj en su muñeca izquierda.

Los otros dos hombres que participaron en el hecho están identificados como Jonathan Junior Cruzado Campo, de 18 años, quien resultó herido con arma de fuego a la altura del abdomen, con orificio de entrada y salida, por lo que fue trasladado de inmediato al hospital Rosario Pumarejo de López, en donde permanece bajo custodia policial y se encuentra estable su salud.

Un tercer hombre que participó en la balacera es de nacionalidad venezolana y está identificado como Robinson Alberto Pachano Páez, de 27 años, a quien se le encontró en su poder un arma de fuego tipo revólver. También se encuentra en poder de las autoridades que ya iniciaron su proceso de judicialización.

 

En la vereda Montecristo zona rural del municipio de Pueblo Bello, Cesar, en la finca Emmanuel, murió una persona al parecer por un error humano al accionársele accidentalmente un arma de fuego que llevaba en la mano, propinándose un disparo que le costó la vida.

La víctima fue identificada como Davier José Sepúlveda Bacca, quien había llegado al predio en mención a caminar unos cultivos en compañías de unos hermanos, pero en medio de estas tareas según las versiones de uno de sus hermanos, Sepúlveda Bacca, se habría resbalado hecho que origino el desenlace fatal al disparársele el arma que llevaba.

Aunque el hermano explicó que trataron de ayudarlo, este murió en el acto por la gravedad de la lesión, teniendo que bajarlo con ayuda de otras personas en un carro de la zona hasta la periferia del pueblo para darle aviso a las autoridades.

Al sitio arribaron miembros del Cuerpo Técnico de Investigación, CTI, de la Fiscalía para trasladar el cuerpo en la mañana de ayer al Instituto de Medicina Legal de Valledupar, a donde los familiares lo esperaban para darle cristiana sepultura.

Davier José Sepúlveda Bacca residía en el barrio Los Pinos de Pueblo Bello, con su esposa y un hijo; y laboraba como conductor en la empresa de transporte Coomalpe.

 

Domingo, 14 Octubre 2018 07:59

Un Vigilante se suicidó en Valledupar

Escrito por

Un nuevo caso de suicidio se presentó en Valledupar, un vigilante que prestaba sus servicios en el hospital Rosario Pumarejo De López, tomo la fatal decisión de autoeliminarse.

Según  se pudo conocer, el hombre recibió turno a las 5:30 p.m. de este viernes, y alrededor de las 11:30 p.m. se fue hacia su vivienda, en donde fue encontrado sin vida este sábado.

La víctima fue identificada como Jaider José Ramos Ramos, de profesión vigilante quien decidió quitarse la vida propinándose un disparo en la cabeza.

Jaider José Ramos, quien nació en Villanueva, La Guajira, era el menor entre 6 hermanos.

Miembros del CTI practicaron la inspección al cadáver de este hombre, de 26 años, y lo trasladaron a la morgue para la necropsia de rigor.

Se entregó José Alfredo Cotes Rondón, el hombre que presuntamente asesinó de varios machetazos a su compañera sentimental Kelly Johana Córdoba Rojas, en medio de una ataque de celos en el municipio de La Jagua de Ibirico, Cesar.

Al parecer el sindicado se entregó ante las autoridades tras la persecución implementada en esa localidad donde ocurrieron los hechos este sábado cerca de un establecimiento público donde se encontraba la víctima en compañía de su expareja, lo que desencadenó la molestia por parte de Cotes Rondón, quien también causó lesiones con arma blanca a un adulto mayor que trató de evitar la agresión, asi lo confirmó la alcalde de esa localidad Yarcelys Rangel.

El secretario de Gobierno de la Jagua de Ibirco,  Jhon Janner Molina, indicó que el posible agresor de la fémina estaría también herido con arma blanca por hechos que son materia de investigación, que propició que acudiera a las autoridades.

Se estableció que el hombre se entregó en la estación de Policía de San Diego, Cesar, donde fue remitido hasta un centro asistencial para realizarle algunas curaciones para luego ser trasladado a Valledupar, donde un juez de control de garantías le dictara la medida correspondiente.