Get Adobe Flash player
Ultima Hora

Judicial

Al aeropuerto Alfonso López de Valledupar, arribó la mañana de este lunes, un grupo de detenidos, con el fin de ser recluidos en la Penitenciaría de esta capital.

Se trata de  8 reclusos, al parecer de alta peligrosidad, quienes arribaron en un vuelo chárter de las Policía Nacional.

Una vez estando en tierra, los internos subieron a  un bus del INPEC, de donde fueron llevados por la avenida Calle 44 y la Avenida Los Militares, hasta la Penitenciaría conocida como La Tramacúa.

Dos patrullas de la Policía  y un tanque del Esmad   custodiaban a los reclusos en su traslado al penal.

El traslado de estos presidiarios, se da pocos días después de que el Alcalde de Valledupar, Augusto Ramírez Uhía, elevara su voz de protesta ante el INPEC, organismo al que le advirtió que no dejaría convertir esta ciudad en una cloaca.

Incluso el mandatario municipal elevó una comunicación al INPEC, y aprovechó la reciente visita a Valledupar del Ministro de Defensa, para expresarle su preocupación por la delincuencia que se ha disparado en la ciudad, según algunos, por la presencia de delincuentes de alta peligrosidad en la Penitenciaría.

 

Indignados están los habitantes del corregimiento de Casacará en Codazzi, luego de que dos niños de 8 y 10 años, fueran abusados sexualmente en esa población.

El hecho se presentó cuando los menores, hermanos entre sí, habían salido de un servicio religioso, y cuando pasaban por un billar en momentos que iban a su casa, fueron abordados por un sujeto, quien los llevo a las afueras del pueblo, donde procedió a violarlos.

Los menores fueron llevados al hospital de Codazzi, donde recibieron atención médica, para luego ser entregados al ICBF y a sus madres, donde son protegidos.

El inspector de Casará, Jean Carlos Cobo Rodríguez, dijo que por este tipo de casos somos culpables todos, especialmente los padres que no cuidan como debe ser a sus hijos.

Para rechazar este hecho, dijo Cobo Rodríguez que se está preparando una marcha durante esta semana, en donde el pueblo expresará su rechazo a este tipo de hechos.

Sobre el violador aún no se tiene claro de quien se trate, aunque este caso está siendo objeto de investigación por parte de las autoridades.

En la vía que comunica los corregimientos de Buturama y Puerto Mosquito, del municipio de Aguachica, al sur del Cesar fue asesinado este sábado una persona.

De acuerdo a las primeras versiones, se trata un cobra diario, identificado como Wilson Peña Ariza, natural de Arenal, Bolívar. Al parecer, el hecho fue cometido por delincuentes para robarle la motocicleta de placas XLK 92C en la cual se movilizaba.

Las autoridades de Policía realizaron la inspecciona técnica al cadáver y adelantan las indagaciones pertinentes para esclarecer este crimen y capturar a los responsables.

 

Pese a los intensos controles de las autoridades al contrabando de combustible proveniente del vecino país de Venezuela. Hay quienes se las ingenian para para ingresar gasolina y ACPM desde ese país.

En las últimas horas el Ejército Nacional en compañía de la Policía Fiscal y Aduanera, incautaron 2 mil 232 galones de combustible tipo ACPM, el cual el cual mantenían en un contenedor metálico.

En el operativo llevado a cabo en la vía que de Riohacha conduce a Cuestecitas en el departamento de La Guajira, fueron capturados Irlando Sánchez de 21 años de edad y de Ernesto Ipuana de 23 años de edad, quienes están sindicatos del delito de favorecimiento de contrabando de hidrocarburos y sus derivados.

A esto sujetos las autoridades les incautaron además un revolver calibre 38 mm, dos escopetas de fabricación artesanal y un vehículo tipo camioneta de placas venezolanas.

Los capturados y el material incautado quedo a disposición de la Unidad de Reacción Inmediata de la Fiscalía seccional Riohacha.

 

Las quemaduras de segundo y tercer grado que sufrió Edilberto Ditta Salas, de 33 años, al explotar el tanque de gasolina de un vehículo que reparaba, le causaron la muerte en la Unidad de Cuidados Intensivos de la Clínica Médicos de Alta Complejidad en Valledupar.

El mecánico luchó durante 14 días por sobrevivir, sin embargo, su estado de salud no evolucionó.

Según su familia, el accidente ocurrió en un taller ubicado en el municipio de Chiriguaná, Cesar, momentos que probaba la corriente de un par de cables para poder encender el automotor. Éstos produjeron chispas y una cayó sobre un combustible que él almacenaba. 

El fuego se propagó por todo el automotor y las llamas alcanzaron a Ditta Salas, quien fue remitido de urgencias hacia el Hospital Regional San Andrés, donde le brindaron los primeros auxilios. Desde allí lo trasladaron a la Clínica Médicos en Valledupar, donde falleció.

El hombre dejó un niño tres años y residía en el barrio Laureles de Chiriguaná, municipio donde será sepultado.