Get Adobe Flash player
Ultima Hora

La voz de la Comunidad

Los habitantes de la carrera 6 entre calles 17 y 17ª se encuentran desesperados debido a la intranquilidad que viven en sus hogares, las constantes peleas que deben soportar entre jibaros y ladrones, amen de la venta de droga a la vista de los niños, el vecindario y los robos de manera continua a los transeúntes, hacen de este sector un lugar fuera de control para las autoridades.

Muchas son las quejas que reposan en la oficina de gobierno municipal enviada por sus habitantes y los líderes comunales, que ya se vencieron en la tarea de buscar una solución definitiva a este cumulo de problemas.

Reuniones de todo tipo, promesas que van y vienen pañitos de agua tibia  y el encarnizado problema de expendio de drogas y atracos callejeros continúan en mayores proporciones.

No es justo que las comunidades del barrio el Cerezo y el barrio el Carmen, estén sumidos arrastrando este lastre de los desadaptados sociales apostados allí en esta carrera, calles y el parque, ni siquiera la virgen del Carmen, les ha podido hacer el milagro.

Los habitantes de este populoso sector le recordaron en días pasados al señor alcalde Augusto Ramírez Uhía, que en campaña se comprometió con esta comunidad ayudarles en la erradicación de esta problemática, pero hasta el día de hoy  no ha cumplido con su palabra empeñada.

Pero si es bueno expresarle que el problema social, lo tiene latente a escasas cuadras de su palacio municipal.

Quien trate de pasar después de la siete de la noche por este sector será presa fácil para la horda de ladrones y drogadictos que esperan con tranquilidad su presa en uno de estos sitios de lenocinios, cantinas, bares, tienda o como le quieran llamar amparados con las mujeres vestidas semidesnudas que laboran como trabajadoras sexuales en estos sitios, los cuales no han sido posible sacar de esta zona, que entre otras cosas hace parte del famoso plan centro y que aun operan orondamente en la carrera 6 entre calles 17 y 17ª.

Tienen un reto las autoridades y el señor alcalde en demostrarle a esta comunidad que si se puede recuperar este barrio, porque como van las cosas dicen sus habitantes que es mejor recoger e irse.

Las acciones valen más que mil palabras y esta comunidad quiere ver avances con transformación social, para este sector céntrico de la ciudad.    

Ante el represamiento de aguas lluvias registradas en el corregimiento de Guacoche, debido a la construcción de la vía que conlleva al pueblo vecino de Guacochito.

La recién inaugurada vía que contó con la presencia del Ministro de Transporte, Jorge Rojas, habría generado la inundación de varias vías y viviendas debido a que quedó ubicada en un nivel más alto que el del pueblo.

Nuevas adecuación realizará la Gobernación del Cesar y el contratista

“Identificamos unas nuevas salidas de aguas lluvias y vamos a hacer dos nuevas alcantarillas que se van a construir con dos pases de aguas lluvias y  unas cunetas para que la velocidad de evacuación sea más rápida  y evitar el estancamiento,  las obras pueden demorar entre 20 y 30 días”, aseguró el secretario de infraestructura, Federico Martínez.

El funcionario indicó que mientras se terminan las obras, a partir de este jueves se comenzarán trabajos de excavaciones superficiales para que en caso de que vuelva a llover, el agua se pueda evacuar  rápidamente y no se vuelvan a presentar represamientos.

Los habitantes de estos dos corregimientos del norte de Valledupar han mostrado su complacencia con la obra, pero piden sean corregidos estos errores, ya que cada vez que llueve los perjudica. 

 

Un nuevo llamado al gobernador, Francisco Ovalle Angarita y al alcalde, Augusto Daniel Ramírez Uhía, hicieron  los campesinos de varias veredas del corregimiento de Azúcar Buena, estribaciones de la Sierra Nevada, en el municipio de Valledupar, para que les arreglen la vía de penetración.

Están intransitables los 20 kilómetros de la vía que conduce  a las veredas  La Montaña, Tierras Nueva y Sabanitas, en donde hay unas 150 fincas productoras de café, cacao, plátano, legumbres y frutas.

El campesino Mario Gutiérrez indicó que están trabajando a pérdidas porque los fletes se elevaron  o simplemente lo carros de la vía no suben y las cosechas se pierden.

 

Los habitantes de la ciudadela Don Alberto de esta ciudad pidieron a la Policía más seguridad ante la ola de atracos y robos en residencias.

Un habitante de Don Alberto pidió a las autoridades reprimir a una barra de sujetos que a diario consume alucinógenos en los kioscos que están en el sector.

Los residentes en la ciudadela precisaron que son presa de la delincuencia a toda cuenta que está rodeada de dos invasiones como Los Guasimales y Brisas de la Popa de donde salen algunos a delinquir.

A Don Alberto llegan a toda hora del día motorizados a cometer hurtos, razón por la cual deben ser reprimidos por la Policía.

La ciudadela está a un costado del batallón de Artillería N° Dos La Popa, pero nunca hay un patrullaje del Ejército.

 

La comunidad usuaria del servicio de gas de Aguachica viene denunciando presuntos abusos de los empleados de la empresa Gasnacer que presta el servicio en esa localidad.

Esta compañía, filial de la española Fenosa, viene cobrando a sus usuarios una multa por reconexión del servicio, cuando esto se encuentra prohibido desde el 2008 por la Corte Constitucional dicen los denunciantes.

Aseguran que ante los reclamos, algunos empleados les responden con groserías, igualmente denuncian que continúan los famosos corte del servicio por la llamada revisión técnica sin antes avisarle al cliente.

El inconformismo lo radicaron ante la Superintendencia de Servicios Públicos, pues consideran que Gasnacer obliga a sus usuarios, bajo amenazas, al pago de reconexión.

Su reclamo lo basan en la Sentencia T-328/09, de la Corte Constitucional que determinó que las empresas de servicios públicos deben garantizar los derechos de los ciudadanos y no imponer ningún tipo de sanciones por reconexión.

 

Página 1 de 12