Get Adobe Flash player
Ultima Hora

La voz de la Comunidad

Por los constantes robos que se han registrado en el barrio Los Cortijos, la comunidad de ese sector está solicitando al secretario de gobierno municipal y al comandante de la policía en el Cesar, mayor vigilancia, para este sector de la ciudad sobretodo en horas nocturna, que es cuando más ataca la delincuencia.

“La inseguridad nos tiene cansados, las mujeres no pueden salir con sus bolsos, cada vez  que vemos una moto dan es ganas de correr. Aquí se han reunido pero no pasa más nada. Traen CAI móviles pero cuando se van sigue la delincuencia. La comunidad tiene que despertar y aportar, unidos podemos hacer una gran batalla contra los delincuentes, pero la policía nos tiene que ayudar”, dijo Pablo Galindo.

Por su lado, Wilson Córdoba presenció un atraco hace algunos días en esa zona: “esto está invivible, a las 8 o 10 de la noche no se ve un policía. Hace poco estaban a cinco metros atracando a un estudiante que iba con morral. Fueron dos hombres en una motocicleta”.

Los habitantes del barrio Los Cortijos pidieron mayor efectividad de las autoridades, para contrarrestar la inseguridad.

La Voz de la Comunidad

La comunidad considera que en la actualidad la oficina del Sisben, es una de las dependencias más abandonada que tiene el municipio de Valledupar, a tal punto que, desde el 30 de junio de este año, no se ha contratado personal para atender al sinnúmero de personas, que a diario visitan esta entidad, buscando tramitar el Sistema de Selección de Beneficiarios Para Programas Sociales.

La oficina del Sisben, es  el sistema que se utiliza para identificar de manera rápida y objetiva a la población en situación de pobreza y vulnerabilidad, para focalizar la inversión social y garantizar que esta sea asignada a quienes más lo necesitan.

Lo peor de esta situación, es que las citas que se sacan por correo electrónico, se encuentran represadas, por la falta de personal, tal como lo dio a conocer Franklin Nieves, quien trabaja de planta en la entidad hace 14 años.

Planeación responde

Consultado el Asesor de Planeación del Municipio, Jorge Maestre, de donde depende esta sectorial, reconoció que desde el 30 de junio no se ha podido contratar personal señalando que la razón es que, a finales de año, los recursos que recauda el municipio por impuesto predial disminuyen y es de ahí de donde sale el dinero para pagarle al personal.

Según Maestre, esta semana sin embargo se presentará el proyecto para proceder a la contratación del personal que se requiere.

Maestre reconoció que es una falla no contratar al personal del Sisben por un año, pero dijo, es producto de otras funciones que se tienen que cubrir por Planeación.

Planeación Municipal aspira a contratar solo 9 personas en el Sisben, cantidad suficiente, para la atención en esta dependencia.

La comunidad continuará a la espera de que el señor alcalde Augusto Ramírez Uhía, les cumpla con una atención oportuna y sin contratiempo en las dependencias del Sisben.

 

Cansados están los habitantes del barrio Villa Jaidith al sur de Valledupar, de pedirle al propietario de un lote ubicado al lado del mega colegio Andrés Escobar Escobar, que lo mantenga limpio.

Se trata de un lote de unas 5 hectáreas ubicados en la carrera 27 con calle 79 y 80, y que separa a Villa Jaidith de la urbanización Lorenzo Morales.

Por esta trocha se movilizan algunas personas atravesando este lote. El presidente de la junta de acción comunal de Villa Jaidith,  Fabián Bautista dijo que el lote ya no solo afecta a los mil 400 estudiantes del mega colegio sino a los mil estudiantes del nuevo colegio de Lorenzo Morales, quienes a diario tienen que sacar toda clase de animales como culebras, que ingresan a sus salones.

A esto se suma la alta contaminación que causa este lote, ya que se ha convertido en un basurero.

Fabián Bautista señaló que el señor Efraín Quintero, propietario del lote, se ha comprometido en muchas oportunidades a mantener limpio el lote, pero hasta el momento esto solo ha quedado en promesas.

De los distintos sectores de la ciudad de Valledupar llegan a diario en busca de una  respuesta a sus inquietudes por el incremento en las facturas de servicio de energía, a las instalaciones de Electricaribe.

Aunque los casos son diferentes, son múltiples las quejas donde todos concluyen que están pagando mucho más de lo que deberían pagar por la energía que consumen en sus hogares, de acuerdo con sus tarifas y estratos.

El señor Carlos Díaz del barrio Casimiro Maestre, se quejó porque le llegó el doble de lo que normalmente le llega su factura a su inmueble, pese a que nadie lo habitó por espacio de un mes.

“Yo tengo un apartamento que arriendo, duró un mes prácticamente desocupado y la luz me llegó el doble, llegó 140 mil pesos, más el recibo pasado, más de 200 mil pesos. Vine aquí y lo que me ofrecieron fue un convenio de pago en vez de solucionarme. Me parece un robo lo de Electricaribe,  los vecinos también se quejaron”, dijo.

María Montero aseguró que “normalmente mi recibo llega de 150 mil y ahora llegó de 200 mil pesos, y usamos los mismos electrodomésticos”.

Miles de ejemplos como estos son los que llegan a diario hasta las oficinas de atención al usuario de la empresa, donde la mayoría de sus usuarios no encuentran eco con una respuesta satisfactoria aduciendo ellos que siempre van en desventaja, pues Electricaribe siempre tiene la razón.

El gerente de Electricaribe en el Cesar, Ramiro Castilla, aseguró que cada caso se debe verificarse de manera particular, pero la mayoría de la comunidad esta insatisfecha porque no ven acciones efectivas para que se les cobre lo justo por el servicio de energía que reciben en sus hogares.

 

 

Para ejecutar el proyecto de remodelación de la Plaza Alfonso López, el contratista de la obra debió talar 8 árboles de mango que estaban sobre el icónico lugar. La autorización fue entregada por Corpocesar, sin embargo la comunidad rechazó este acto.

La Alcaldía defiende la posición del contratista, asegurando que al finalizar el proyecto habrá una mayor arborización, pero no se contempla el tiempo que esto tardará, dado que los árboles serían sembrados de nuevo.

La tala hace parte de un contrato adjudicado a Darío Peinado, que se presentó como único proponente y recibió la máxima puntuación, para una ejecución de 8.300 millones de pesos.

Este polémico contrato fue cuestionado por el veedor ciudadano Jainer Mora, quien asegura que tiene un sobre costo y además causa detrimento patrimonial, porque intervinieron unos tramos de la Plaza Alfonso López que no lo ameritaban.

 

Página 1 de 16