Get Adobe Flash player

La voz de la Comunidad

Un nuevo llamado al gobernador, Francisco Ovalle Angarita y al alcalde, Augusto Daniel Ramírez Uhía, hicieron  los campesinos de varias veredas del corregimiento de Azúcar Buena, estribaciones de la Sierra Nevada, en el municipio de Valledupar, para que les arreglen la vía de penetración.

Están intransitables los 20 kilómetros de la vía que conduce  a las veredas  La Montaña, Tierras Nueva y Sabanitas, en donde hay unas 150 fincas productoras de café, cacao, plátano, legumbres y frutas.

El campesino Mario Gutiérrez indicó que están trabajando a pérdidas porque los fletes se elevaron  o simplemente lo carros de la vía no suben y las cosechas se pierden.

 

Los habitantes de la ciudadela Don Alberto de esta ciudad pidieron a la Policía más seguridad ante la ola de atracos y robos en residencias.

Un habitante de Don Alberto pidió a las autoridades reprimir a una barra de sujetos que a diario consume alucinógenos en los kioscos que están en el sector.

Los residentes en la ciudadela precisaron que son presa de la delincuencia a toda cuenta que está rodeada de dos invasiones como Los Guasimales y Brisas de la Popa de donde salen algunos a delinquir.

A Don Alberto llegan a toda hora del día motorizados a cometer hurtos, razón por la cual deben ser reprimidos por la Policía.

La ciudadela está a un costado del batallón de Artillería N° Dos La Popa, pero nunca hay un patrullaje del Ejército.

 

La comunidad usuaria del servicio de gas de Aguachica viene denunciando presuntos abusos de los empleados de la empresa Gasnacer que presta el servicio en esa localidad.

Esta compañía, filial de la española Fenosa, viene cobrando a sus usuarios una multa por reconexión del servicio, cuando esto se encuentra prohibido desde el 2008 por la Corte Constitucional dicen los denunciantes.

Aseguran que ante los reclamos, algunos empleados les responden con groserías, igualmente denuncian que continúan los famosos corte del servicio por la llamada revisión técnica sin antes avisarle al cliente.

El inconformismo lo radicaron ante la Superintendencia de Servicios Públicos, pues consideran que Gasnacer obliga a sus usuarios, bajo amenazas, al pago de reconexión.

Su reclamo lo basan en la Sentencia T-328/09, de la Corte Constitucional que determinó que las empresas de servicios públicos deben garantizar los derechos de los ciudadanos y no imponer ningún tipo de sanciones por reconexión.

 

Ante algunos actos de alteración del orden público e intolerancia que se viene registrando en el perímetro del corregimiento de Valencia de Jesús, en donde se ha denunciado la venta y consumo de drogas ilícitas, un sector de esa comunidad exige mayor acción por parte de la policía acantonada en el lugar.

Hombres y mujeres adultos de la localidad han manifestado que varios jovencitos están asumiendo comportamientos anormales que están atentando contra la tranquilidad que se vivía en otros tiempos en esa población.

Uno de los últimos casos tiene que ver con el ataque a piedra que desconocidos emprendieron en contra de dos residencias sin motivo alguno, lo que generó pánico entre los moradores y daños materiales en techos, puertas y ventanas.

Aparte de eso son recurrente las riñas los fines de semanas entre los asistentes a sitios púbicos, de donde salen bajo efectos del alcohol. Otro hecho fue el daño en la silletería instalada en el pasado festival de la localidad cuyos costos fueron elevados.

Ante tal situación piden la acción policial de las unidades instaladas en el comando del corregimiento de las que dicen poco patrullan dejando a la población a merced de los vándalos.

En tal virtud solicitan al comandante del puesto que se apersone de lo que está ocurriendo en Valencia de Jesús antes de que se compliquen más las cosas, o de lo contrario estarán oficiando al Comandante de la Policía en el Cesar, para que tome los correctivos del caso.   

 

Tras la denuncia hecha por el gerente de Emdupar S.A-E.S.P.,  sobre los robos de las tapas de alcantarillas, dos días después usuarios reportaron  a la empresa hurtos de medidores en la zona céntrica de la ciudad, ocasionando fugas de agua potable por las calles.

Ahora es la comunidad usuaria la que hace el llamado a las autoridades competentes para que actúen frente este caso de robo de medidores, ya que son los directamente perjudicados con estas acciones, porque además de quedarse sin el preciado líquido, les toca asumir la compra del nuevo medidor, el cual tiene un valor de 380 mil pesos.

La usuaria Paula María Acosta,  habitante del barrio Loperena y afectada por el robo afirma que “estos hurtos de medidores son efectuados en horas de la noche y la madrugada por jóvenes inoficiosos, para el consumo de drogas.  Agradezco a la empresa Emdupar, por su oportuna reacción”.

“Estos robos se venían presentando de manera esporádica desde hace mucho tiempo, pero se han reproducido en los últimos meses, donde se ha visto afectado un sin número de usuarios y transeúntes de los sectores de las carreras 8, 9 y 10, con calles 16 y 17  por el robo sistemático y permanente de las tapas y medidores, donde las personas se accidentan sufriendo lesiones; de igual manera agradecemos a los usuarios por hacernos el llamado”. Puntualizó José Cúrvelo Rodríguez, Jefe de la División de Mantenimiento y Redes.

El gerente Armando Cuello Daza reiteró el llamado a las autoridades para que le hagan seguimiento a estas acciones delictivas a fin de identificar a los autores de estos hechos que ponen en peligro a la ciudadanía. Asimismo les hizo un llamado a los usuarios para que reporten de manera oportuna  a la empresa y se eviten grandes derramamientos de agua.