Get Adobe Flash player

La voz de la Comunidad

Lunes, 26 Febrero 2018 19:31

Callejón del Pescado sigue siendo un muladar

Escrito por

El llamado 'Callejón del Pescado' contiguo al Pabellón de mismo nombre y de las frutas en cercanías al mercado público de Valledupar, sigue generando noticias poco agradables para los asiduos visitantes del lugar.

Primero fue presa de desadaptados que lo tomaron como botadero de basura, además de foco de habitantes de la calle y consumidores de alucinógenos. 

A pesar de ser intervenido y pavimentado por la Alcaldía, persisten los problemas, los que según los comerciantes les genera pérdidas en sus actividades pues muchas personas se abstienen de llegar por temor a ser atracados o por los olores que allí se producen.

Ahora hay otra queja más, y es que los árboles que allí fueron plantados con el ánimo de amainar esos externalidades negativas, se secaron por falta de riego.

Es por ello que una vez más le están solicitando a la secretaría de gobierno que tome los correctivos necesarios para evitar que este sector de Valledupar siga siendo un muladar

Los dueños de estaderos y demás vendedores del balneario Hurtado rechazaron la medida al conocer que la Alcaldía de Valledupar prohibió la venta y consumo de bebidas embriagantes en el río Guatapurí.

Jorge Luis Lúquez, uno de los dueños de estaderos cerca aseguró que “Es una medida aparte de represiva, coercitiva y abusiva, es nociva para nosotros los propietarios porque apenas nos dijeron que no podemos vender bebidas alcohólicas. Cuando a uno lo desplazan de su sitio de labor, nos plantearon una cosa y luego salieron con otra. Lo ideal era que socializaran las cosas con nosotros pero no nos tuvieron en cuenta. Si analizamos, el objetivo que era limpiar el río, no lo hemos visto”. 

Por su lado, José Vanegas catalogó esto como “un atropello para nosotros. Hoy vamos a abrir y apenas nos dicen que no podemos vender bebidas. Entonces, qué pasó, nos debieron dar un plazo para sacar el producto que tenemos en bodega, ellos tienen que respetarnos, nosotros somos arrendatarios del municipio. Pagamos impuestos, arriendo, luz, sayco, industria y comercio, todo eso. Estamos pidiendo una explicación”.

El Secretario de Gobierno Municipal, Gonzalo Arzuza fue reiterativo en la decisión que tomaron: “aplicamos la ley 1801, teníamos convertido el río en una cantina de 1.5 km, no más expendio de licor, ni venta, nada. Se toma la decisión histórica de prohibir el consumo de bebidas embriagantes, le vamos a devolver el río la ciudad. Vamos a reubicar los vendedores ambulantes”.

 

Desesperados se han declarado los habitantes de varias manzanas de la Ciudadela 450 Años, por los problemas que se vienen registrando con el alcantarillado sanitario.

El problema según la ciudadana, María Cujía, se presenta en la segunda etapa, manzanas 62,64 y 69 en donde las aguas servidas se devuelven a las casas.

Por su parte, Jairo Forero indicó que han enviado varias comunicaciones a Emdupar, han hablado con el jefe del departamento técnico, Álvaro Yaguna y hasta la presente no se avizora una solución.

Otro de los habitantes del sector, Luis Oñate advirtió que están viviendo una verdadera emergencia sanitaria que se agrava cuando llueve.

 

La Junta de Acción Comunal de Camperucho, a través de una misiva le recordó al alcalde Augusto Ramírez Uhía, que la vereda no cuenta con el servicio de agua potable, porque el acueducto que se comenzó a construir en el 2010 le faltó una adición presupuestal y fue abandonado a su suerte.

El presidente de la Junta de Acción Comunal, Luis Almenares indicó que según el contrato N° 0251 de 30 de diciembre de 2010, efectuado por Emdupar, se invirtieron en el siniestrado acueducto 597 millones de pesos, los cuales hacían parte de los 36.000 millones del empréstito que hizo en entonces alcalde, Luis Fabián Fernández y por falta de una adición presupuestal la obra no se terminó.

La comunidad está pidiendo al mandatario del municipio de Valledupar, incluya a la vereda en las obras que se harán con el empréstito de vigencias futuras por el orden de los 50 mil millones de pesos.

Más de 4 mil guineos y cientos de productos de pan coger están represados en la vereda Sabanitas,en el corregimiento de Azúcar Buena, en jurisdicción de Valledupar, en las estribaciones de la Sierra Nevada.

El presidente de la Junta de Acción Comunal, Lenin Carrillo indico que las fuertes crecientes del río Sabanitas o Sapotamia, no dejan pasar los carros y es por eso es que los niños no pueden ir al colegio y las cargas no pueden ser sacadas a los mercados de Valledupar.

Los campesinos están pidiendo un puente militar sobre el río para evitar una tragedia.

En la vereda Sabanitas hay 37 fincas productoras de café, cacao, cítricos, frutas, yuca, tomate y guineo.