Get Adobe Flash player
Martes, 05 Junio 2018 20:32

Parte de tranquilidad para La Mojana por crisis de Hidroituango tras reunión de autoridades Destacado

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Varias inquietudes planteadas por las autoridades de Sucre con respecto a la crisis de Hidroituango y el real riesgo de la región por la emergencia fueron resueltas.

Luego que en Bogotá los gobernadores de Córdoba, Bolívar y Sucre se reunieran con miembros del Puesto de Mando Nacional y expusieran sus inquietudes y temores con respecto a la emergencia por la presa de Ituango regresaron más tranquilos.

En la reunión participaron los ministerios de Minas y Energía, y Medio Ambiente, la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo, Fondo de Adaptación, Organismos de Socorro y la fuerza pública, entre otras entidades.

Y es que desde que se originó la crisis, hace más de un mes, en la Mojana sus habitantes han pasado por varios periodos de alerta, pero sobre todo de incertidumbres al no tener clara una idea de las consecuencias para la región.

A través de redes sociales y varios escenarios, las comunidades les habían solicitado a las autoridades mejores respuestas que la simple alerta amarilla decretada para La Mojana sucreña.

De acuerdo con José Nicolás Vega, coordinador de Gestión del Riesgo en Sucre, el parte que les entregaron en Bogotá es satisfactorio para la región sur del departamento.

“Dentro de todos los escenarios estamos en alerta amarilla, teniendo en cuenta que cualquier tipo de emergencia nos da un margen de preparación, es decir, no llegaría en forma de avalancha sino de creciente lenta” expresó.

De acuerdo con el funcionario, esto permitiría tomar medidas a tiempo para una posible evacuación, si se requiere.

La alerta se mantiene en Sucre para los municipios de Guaranda, que está a orillas del rio Cauca, Majagual, San Benito, Caimito, Sucre y San Marcos.

En Guaranda es el único municipio de Sucre donde las autoridades han dispuesto un sitio como albergue, en caso de necesitarse una evacuación.

En esta población, que es la de mayor riesgo, decenas de familias se han trasladado voluntariamente y por su cuenta para otras regiones por prevención.

Parte del comercio ha cerrado sus locales y evacuado la mercancía para evitar pérdidas mayores si se agrava la emergencia.