Get Adobe Flash player
Martes, 11 Septiembre 2018 09:02

Crónica de una elección divulgada Destacado

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Ediatoria @AntenaCivica.

Parodiando el título de una de las fastuosas obras de nuestro nobel García Márquez, la elección del nuevo Contralor Municipal de Valledupar, fue conocida con tres (3) días de antelación nada más y nada menos que por el mismo presidente del cabildo municipal de Valledupar Dr. Yesid Triana Amaya, a través de un medio televisivo de la ciudad y difundido ampliamente por las redes sociales.

En efecto la primicia anunciada por Triana Amaya al medio de comunicación se cumplió a cabalidad, en la medida de que once (11) concejales votaron la opción del señor JORGE ARAUJO RAMIREZ, segundo en la lista de elegibles y seis (6) optaron por el voto en blanco, o sea que estos últimos resultaron como decía un famoso personaje político de la vida nacional “ni chicha ni limonada”, y pasamos a explicar sucintamente del porqué los hechos y sus posibles consecuencias:

Porque el señor TRIANA AMAYA, presidente de la corporación con su anunció anticipado, dejó entrever que ya había acordado con la mayoría de sus compañeros el voto por Araujo Ramírez, desconocemos el mecanismo de coerción si lo hubo, pero la experiencia nos indica que el apoyo generalmente va supeditado o atado a beneficio económico o remuneración burocrática y eso es un secreto a voces.

Ahora bien, resulta no solo preocupante, sino alarmante que una elección que se lleva a cabo a través del voto de la mayoría y dentro de una sesión formal en el recinto del concejo, se pronostique con varios días de antelación, en la medida que aunque no se quiera, ello genera suspicacia ante la comunidad y nos recuerda además los nefastos hechos de corrupción que día a día repudia nuestra sociedad. A esas alturas la cabeza de la corporación señor YESID TRIANA AMAYA, no podía o no tendría por qué saber anticipadamente el resultado de una futura elección, eso resulta inconveniente, irresponsable e ingenuo, colgándole al último apelativo el principio de buena fe.

Por cuanto los once (11) Concejales del Municipio de Valledupar que votaron la elección de Araujo Ramírez, pisaron y pasaron por encima de la bandera de la legalidad que les demarcó el mismísimo Consejo de Estado, organismo que prácticamente los conminó mediante sentencia judicial a llevar a cabo el control del régimen de inhabilidades e incompatibilidades, hecho por el cual descabezó la elección del anterior Contralor Contreras Socarras. Dentro de ese contexto, no solo soslayaron profanamente las precisas líneas del fallo judicial, sino que para colmo desatendieron de forma impúdica el control de advertencia que en ese mismo sentido y con respaldo en la sentencia del órgano judicial hizo previamente la Procuraduría General de la Nación.

En nuestro sentir resulta extraño y alarmante, que los señores Concejales que votaron por la elección de Araujo Ramírez, no hayan aprendido la lección que un estudiante de básica primaria estaría en capacidad de asimilar, en tanto que la discusión no giraba en torno a que el mencionado fuera el segundo de la lista porque eso nadie lo discute, la cuestión estribaba en el hecho de que resultaba inhábil para ocupar el cargo, pero lo grave del caso y lo decimos porque estuvimos presentes en la sesión, es que la sustentación del voto se soportó en que: (l) era una orden del Consejo de Estado y; (ll) porque era el que seguía en la lista de elegibles, pero dejaron de lado la discusión sustancial referente al control de las inhabilidades que públicamente se le imputan al hoy Contralor, es decir en el fondo desatendieron la orden judicial sin advertir que por proceder de ese mismo modo fue anulada la elección anterior , o sea, no haber hecho el control al régimen de inhabilidades.

Se comenta en los corrillos que la alineación disciplinada de los 11 votos adeptos a ARAUJO RAMIREZ, se debió a presiones lógicamente indebida de un alto funcionario de la rama jurisdiccional, de quien no se menciona nombre.

En lo atinente a los cabildantes que votaron por la opción del voto en blanco (sieis (6) en total), al parecer bien intencionados y apegados al marco legal, se quedaron con el pecado y sin la gracia, y ello porque el voto en blanco en ésta clase de circunstancias jurídicas no decide nada habida cuenta que se trataba de una elección, o sea, fueron convocados para esos precisos efectos, no para votar una propuesta o proyecto del alcalde, ni tampoco estaban en el escenario de una elección popular, en consecuencia al quedarse a medio camino, omitieron el cumplimiento de sus deberes legales y constitucionales; según nos informó un experto en materia electoral, por ello son sujetos de acción disciplinaria y penal.

La salida según el mismo experto era simple y sencilla, esto era, una vez descartada la posibilidad de nombrar al segundo de la lista tras hacer el juicio de inhabilidad, como en efecto lo hizo éste grupo de los sieis (6), se debió evaluar la opción del tercer postulado y si en ultimas éste tampoco pasaba el control, declarar desierto el concurso, pero resultaba imperativo finalizar el procedimiento porque era más que obvio que el voto en blanco, no era más que una señal negativa en contra de la aspiración de ARAUJO RAMIREZ, pues así se desprende de la sustentación que cada concejal hizo, argumentando la condición inhábil del postulado. Adviértase que la viabilidad del voto en blanco surge cuando el que elige descarta todas las opciones posibles, pero en éste caso no fue aprobada ni descartada la opción del tercer ternado que surgía como alternativa, vulnerándose con ello el debido proceso.

Por último intranquiliza igualmente el hecho de que los coadministradores del municipio carezcan de una mediana asesoría jurídica que les evite tropezar una, dos y tres veces con la misma piedra, ello resulta verdaderamente torpe e inaudito que no aprendamos de nuestros errores, y peor cuando en casos como éste se anuncian demandas millonarias en contra del Municipio en busca de indemnización por parte de los presuntamente afectados con ésta situación, que con seguridad nos afectará indirectamente el bolsillo a todos los vallenatos como consecuencia de la ineficiencia e ineptitud de nuestros representantes a nivel local.

Cobra vigencia aquí la famosa frase deJoseph de Maistre“cada pueblo tiene a los gobernantes que se merece”.

 

 

Modificado por última vez en Martes, 11 Septiembre 2018 09:18