Get Adobe Flash player
Jueves, 02 Marzo 2017 06:07

Todos Reclamamos Nuestros Derechos, ¿Cumplimos Nuestros Deberes? Destacado

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Este es un espacio de expresión libre e independiente  que refleja  exclusivamente los puntos de vista  de los autores y no  compromete el pensamiento  ni la opinión de cesarnoticias.com 

Por: Libardo Rafael Fonseca Cotes

Indudablemente que Colombia es un país de derecho, derechos que la mayoría de nacionales conocemos o nos jactamos de conocer.

Los derechos de todos los nacionales son irrenunciables y están contemplados en nuestra adorada Constitución Política Colombiana.

Los derechos fundamentales son aquellos inherentes al ser humano, que pertenecen a toda persona en razón a su dignidad.

Los derechos constitucionales son aquellos incluidos en la norma constitutiva y organizativa de un estado generalmente denominada Constitución que se consideran como esenciales en el sistema político y que están especialmente vinculados a la dignidad humana.

Es decir, son aquellos derechos que disfrutan de un estatus especial en cuanto a garantías (de tutela y reforma) dentro del ordenamiento jurídico. Es conocido el planteamiento filosófico-antropológico según el cual donde nace una necesidad surge un derecho; este planteamiento tan lógico aparece por primera vez en "La República" de Platón. Los derechos constitucionales se clasifican en derechos fundamentales o de primera generación, derechos económicos, sociales y culturales o de segunda generación y derechos a un medio ambiente sano o de tercera generación.

Esa carta magna, nos marca derroteros importantísimos que exigimos y con qué vehemencia, cuando sentimos que se están vulnerando nuestros derechos, eso está bien que todos reclamemos los que nos pertenece. Todas las personas, independientemente de la edad, el origen, la cultura y de cualquier otra circunstancia, tenemos unos derechos que se deben respetar. Igualmente todos, del más pequeño al más mayor, tenemos también unos deberes que cumplir. Tanto los derechos como los deberes son necesarios para vivir en sociedad y para convivir bien con los demás.

Pero es que todo ciudadano colombiano debe tener en cuenta, que así como reclamamos que se cumplan nuestros derechos, también debemos sentirnos comprometidos moralmente a cumplir con nuestros deberes. Los deberes son entendidos, erróneamente, como obligaciones que las personas tienen para la construcción del bien común —las cosas que deben pensarse y hacerse con la meta del bienestar general. Los derechos son entendidos, equivocadamente, como el resultado de leyes que protegen a la persona, le dan beneficios y prestaciones el amparo estatal que otorga el gobierno a las personas, las que así desarrollan un sentido de pertenencia a la nación. Es bueno recordar todos estos compromisos que tenemos para con un estado, una nación, un país y una sociedad a la cual pertenecemos y a lo que debemos honra, respeto, admiración y compromiso.

“Los derechos y los deberes están estrechamente relacionados. Difícilmente puede existir uno sin el otro. Cuando alguien tiene un derecho es porque alguien más tiene la obligación de respetarlo; pero así como hay obligaciones (que son determinadas por medio de las leyes), también hay deberes; que aunque son de carácter moral; cuando se cumplen contribuyen a estar en armonía con respecto a los derechos de nuestros semejantes”.

Los derechos se definen como reglas normativas que son fijadas por una jurisdicción legal y que son propiedad del pueblo. Son algo que merece todo ser humano, no importa de dónde venga, dónde haya nacido o dónde viva. Generalmente, los derechos se escriben en las leyes. Basándonos en esto, la gente puede muy fácilmente defender sus derechos ante la Justicia.

Los deberes constituyen otro de los pilares de la sociedad, porque la existencia de los derechos depende hasta cierto punto de la existencia de los deberes. Si éstos no se cumplen, es muy probable no haya armonía en la sociedad. “Deber” es un término que expresa el compromiso moral de alguien con los demás o con algo.

No deben confundirse los deberes con las obligaciones, puesto que los primeros son puramente morales; mientras que las segundas son explícitas en el código legal. Ahora cuando ya entendemos que es lo uno y que es lo otro, es bueno reflexionar, si Todos reclamamos nuestros derechos, será que todos también cumplimos con nuestros deberes?. Que no se nos olvide la máxima aquella que reza “Nuestros derechos comienzan donde terminan los de los demás”.

Modificado por última vez en Jueves, 02 Marzo 2017 06:36