Get Adobe Flash player
Ultima Hora

Internacionales

Un tribunal de Nueva York condenó hoy a 3 años de cárcel al exabogado del presidente Donald Trump, Michael Cohen, acusado, entre otras cosas, de silenciar durante la campaña presidencial de 2016 a dos mujeres que supuestamente habían mantenido relaciones extramatrimoniales con Trump.

La Fiscalía había solicitado una pena de entre 51 y 63 meses por la "seriedad" de las "desvergonzadas violaciones" de Cohen de las leyes electorales, así como por haber realizado "deliberadamente" declaraciones "falsas" sobre las negociaciones de una potencial Torre Trump en Moscú que finalmente no se construyó.

Cohen, que acudió al tribunal acompañado de su mujer y dos hijos -su hija iba con una muleta-, se declaró culpable de ocho delitos por evasión de impuestos, falsas declaraciones a un banco y violaciones de la ley de financiación de campañas electorales.

El juez William H. Pauley III, que valoró la cooperación de Cohen con las autoridades, también sentenció al cercano colaborador de Trump, el primero en ser condenado a prisión, a pagar una multa de 50.000 dólares.

Cohen, quien durante su testimonio final de hoy aseguró que su "debilidad" había sido tener una "ciega lealtad a Trump", tendrá hasta el próximo 6 de marzo para presentarse ante las autoridades e ingresar en prisión.

Ante el juez, Cohen también asumió "toda la responsabilidad por cada acto por el que me declaré culpable", incluidos aquellos en que implican al "presidente de Estados Unidos de América".

Antes de leer la sentencia, el juez Pauley también subrayó que, como abogado, Cohen debería haber sido consciente de lo que hacía y aseguró que en su carrera prosperó logrando acceso a personas "ricas y poderosas" hasta que el mismo se convirtió en una de ellas.

 

En un contexto de creciente aislamiento internacional y en medio de acusaciones a Estados Unidos y la Unión Europea, el Comando Estratégico Operacional de las fuerzas armadas aseguró que "Rusia y Venezuela promueven el adiestramiento, capacitación y cooperación militar con el fin consolidar la integración, bajo el principio de no intervención extranjera así como de la autodeterminación de los pueblos".

"Nos estamos preparando para defender Venezuela hasta el último palmo cuando sea necesario, y eso lo vamos a hacer con nuestros amigos, porque tenemos amigos en el mundo", dijo Padrino en declaraciones que recogió la televisión estatal VTV, al recibir una amplia delegación militar rusa en Caracas. 

Según el Ministerio de Defensa de Rusia, en Caracas aterrizó hoy una escuadrilla de aviones de ese país, incluidos dos bombarderos estratégicos Tu-160, capaces de transportar armas nucleares.

Además de los bombarderos, la escuadrilla también está integrada por un aparato de transporte militar An-14 y a un avión de pasajeros Il-62, que recorrieron más de 10.000 kilómetros. 

A este respecto, Padrino señaló que "nadie en el mundo" debe temer por la presencia de estas aeronaves en Caracas, porque Venezuela y Rusia son "constructores de la paz y no de la guerra". 

No se informó, con todo, si las maniobras conjuntas comenzarán de inmediato. 

El funcionario también dijo que Venezuela espera "esta misma semana" por una delegación técnico-militar "para mejorar y adecuar lo que haya que adecuar en el apresto operacional del sistema de armas de fabricación rusa" que posee la nación caribeña. 

El anuncio de maniobras ocurre después de que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, dispensara la pasada semana una visita de Estado a su par Vladimir Putin, en la que, dijo entonces, cerró acuerdos de inversión por 6.000 millones de dólares y contratos para la reparación y mantenimiento de armas. 

 

Las primeras cargas de la policía contra los "chalecos amarillos" que se manifiestan en París y los primeros lanzamientos de gases lacrimógenos tuvieron lugar esta mañana en la avenida de los Campos Elíseos y en una de las calles adyacentes.

Desde poco después de las 9.00, hora local (8.00 GMT) se vivieron escenas de tensión entre los manifestantes y los agentes antidisturbios, que les impidieron pasar por la avenida a partir de un determinado punto, en las proximidades del Palacio del Elíseo.

Casi una hora después, los antidisturbios lanzaron gases lacrimógenos para dispersar a varias decenas de "chalecos amarillos" que trataban de penetrar por la calle Arsène Houssaye, adyacente a los Campos Elíseos.

Dos acciones que ponen en evidencia las consignas de reactividad que han recibido las fuerzas del orden para gestionar las concentraciones y evitar que degeneren en escenas de guerrilla urbana como las que se vivieron hace una semana.

En el marco de esa misma estrategia, los agentes procedieron esta mañana a realizar numerosas detenciones con carácter preventivo.

Según Johanna Primevert, portavoz de la Prefectura de Policía, a las 10.30 hora local (9.30 GMT) se contabilizaban 354 arrestados, de los que 127 habían quedado bajo custodia.

Primevert, en una entrevista al canal "BFMTV", indicó que a esa hora había en los Campos Elíseos unos 1.500 manifestantes y varios cientos en la plaza de la Bastilla y en la Puerta Maillot, junto al Palacio de Congresos.

En ese mismo momento, el primer ministro francés, Édouard Philippe, presidía una reunión con los responsables de seguridad en el Ministerio del Interior, entre otros con su titular, Christophe Castaner, para supervisar la marcha del dispositivo por las protestas.

Las fuerzas del orden llevaron a cabo de madrugada controles en los peajes de autopista de acceso a París, donde requisaron diverso material a "chalecos amarillos" que acudían a la capital, como máscaras de gas, bolas de petanca y otros objetos contundentes.

Por primera vez en más de 40 años, las fuerzas del orden en París cuentan con una docena de blindados de la Gendarmería que se pueden utilizar para atravesar barricadas.

La ciudad se ha protegido ante el temor a un desencadenamiento de violencia: están cerrados los principales museos y monumentos (empezando por la torre Eiffel), los grandes almacenes y los comercios de áreas como el barrio de los Campos Elíseos, así como cerca de una cuarentena de estaciones del metro y de trenes de cercanías.

 

El nuevo presidente de México, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, pidió hoy poner "punto y final" a los casos de corrupción pública y no perseguir a los funcionarios de Administraciones anteriores, para no meter al país en "una dinámica de fractura, conflicto y confrontación".

"Propongo al pueblo de México que pongamos un punto y final a esta horrible historia y mejor empecemos de nuevo", dijo el izquierdista desde la tribuna del Congreso, en su primer discurso a la nación tras asumir el cargo.

Señaló, como ya hizo a lo largo de su campaña y del periodo de transición, que su fuerte no es "la venganza" pero sí es "partidario del perdón y la indulgencia".

En el terreno de la justicia, "se pueden castigar los errores del pasado, pero lo fundamental es evitar los delitos del porvenir", remarcó.

El líder del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) argumentó que si empezaran a abrir expedientes no habría que limitarse a buscar "chivos expiatorios, como se ha hecho siempre", y lo pertinente sería empezar por "los de arriba", tanto en el sector público como privado.

"No habría juzgados ni cárceles suficientes, y lo más delicado, lo más serio: meteríamos al país en una dinámica de fractura, conflicto y confrontación", expresó.

Esto llevaría, continuó el presidente, a "consumir tiempo, energía y recursos que necesitamos para emprender la generación verdadera y radical de la vida pública de México".

En su lugar, abogó porque "no haya persecución a los funcionarios del pasado y que las autoridades encargadas desahoguen en absoluta libertad los asuntos pendientes".

Esta frase de López Obrador fue interrumpida por los legisladores de Morena, que gritaron la cuenta del 1 al 43, para recordar a los estudiantes de la Escuela de Ayotzinapa desaparecidos en 2014 en el sur del país.

El izquierdista se comprometió a "no robar y no permitir que nadie se aproveche de su cargo para sustraer del erario o hacer negocios al amparo" de las administraciones públicas.

"Si mi esposa o hijos cometen un delito, serán juzgados como cualquier otro ciudadano", agregó.

En una reciente entrevista telefónica, López Obrador anunció que organizará una consulta ciudadana -método que ya ha utilizado en dos ocasiones anteriores- que versará sobre la posibilidad de investigar a los expresidentes Carlos Salinas de Gortari, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

Lunes, 12 Noviembre 2018 07:33

Incendios en California deja más de 31 muertos

Escrito por

Las autoridades y servicios de emergencias siguen la búsqueda de más de 100 personas desaparecidas en la zona afectada por el gigantesco incendio que quema desde el jueves el norte de California, y que, junto a otro fuego en el sur, han causado al menos 31 muertos.

Según información actualizada hoy por el Departamento de Bomberos del Condado de Butte (Calfire) en su página de Twitter, el incendio bautizado como "Camp Fire", además de cobrarse la vida de por lo menos 29 personas y dejar heridos a tres bomberos, ha arrasado ya cerca de 45.000 hectáreas, 6.450 viviendas y 260 comercios.

El sheriff del condado de Butte precisó que los seis últimos cuerpos fueron localizados en la localidad de Paradise.

El "Camp Fire", contenido en un 25 %, ha arrasado casi por completo Paradise, de 26.000 habitantes, a unos 280 kilómetros al noreste del área de la bahía de San Francisco, donde desde el jueves se mantiene activada la alerta roja por la mala calidad del aire a causa del humo proveniente del incendio.

Este incendio es de los más mortíferos que jamás haya experimentado el estado más poblado de Estados Unidos, junto con el de Griffith Park en Los Ángeles en 1933 (29 muertos) y el de Oakland Hills en 1991 (25 fallecidos).

Los cadáveres fueron hallados completamente calcinados y en algunos casos se recuperaron huesos aislados del resto del cuerpo, por lo que un equipo de antropólogos y de expertos en análisis de ADN se ha trasladado a la zona para ayudar en las tareas de identificación.

El origen del incendio sigue siendo desconocido y la portavoz de Calfire Janet Upton apuntó que los investigadores están explorando todas las posibles causas, "incluyendo la posibilidad de que el fuego se iniciase a partir de una chispa de equipamiento eléctrico".

La mayor compañía proveedora de gas y electricidad del estado, Pacific Gas & Electric Co. (PG&E), informó a los reguladores de que detectó un "problema" en una línea de alta tensión cercana al área donde se declaró el incendio solo unos minutos antes de que se iniciasen las llamas.

En paralelo a "Camp Fire", otro gran incendio se registra en el sur del estado, cerca de Los Ángeles, y en él han fallecido dos personas, según confirmó la Policía local, que circulaban en un coche.

El "Woolsey Fire" ha quemado 33.600 hectáreas en una zona que incluye las ciudades de Malibú, Calabasas y Thousand Oaks (donde el miércoles se produjo un tiroteo que dejó 13 muertos) y los bomberos han logrado contenerlo en un 10 %.

Estos dos fuegos, junto al más pequeño de "Hill", también en el sur, han obligado a desalojar a unas 300.000 personas y han llevado al gobernador de California, Jerry Brown, a pedir formalmente al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, una declaración de "desastre mayor".

En caso de ser concedida, la declaración ofrecería a los afectados por los fuegos ayuda financiera del Gobierno federal para alojamiento, desempleo, gastos legales y tratamiento psicológico.

Página 1 de 35