Get Adobe Flash player

Internacionales

Un hombre que nació luego de la revolución podría ser el sucesor de Raúl Castro. Así definen a Miguel Díaz-Canel, el actual vicepresidente primero de Cuba y quien desde 2013 ha estado a la sombra del líder, siendo su mano derecha y liderando el Consejo de Ministros.

Díaz-Canel nació en la provincia de Villa Clara en 1960, estudió ingeniería y desde muy joven se vinculó al Partido Comunista de Cuba en donde participó en diferentes niveles de dirección y coordinación. A diferencia de otros niveles, creó una carrera en la que ha pasado por varios cargos que le han dado experiencia y cercanía a la población.

Como delegado del Partido Comunista Cubano en las provincias impuso reformas a nivel educativo y otros aspectos que fueron vistos como estrategias de apertura. En esas posiciones siempre ha contado con el apoyo de Raúl Castro, quien lo nombró ministro de Educación Superior en 2009 y primer vicepresidente en 2013.

En esas poblaciones Díaz-Canel es reconocido por ser una persona cercana, por hacer recorridos en bicicleta, amante del rock y con un perfil bajo pero con la capacidad de tomar decisiones importantes.

Durante sus funciones como número dos del régimen ha tenido la oportunidad de representar a Cuba en eventos internacionales y posesiones, al mismo tiempo que ha servido como anfitrión de líderes que llegan a La Habana. Teniendo así una posición reconocida en la región.

Hay expectativa por la forma en la que podría orientar su gobierno y si tiene la posibilidad de implementar reformas necesarias para los cubanos. A su lado seguirá teniendo a Raúl Castro, quien no dejará su cargo como primer secretario del Partido Comunista Cubano.

Tiene retos como el crecimiento de la economía, la unificación de la moneda, tratar el tema de restricciones a las empresas privadas y las inversiones extranjeras, mejorar las condiciones de libertad de expresión y buscar dar nuevos pasos en la relación con Estados Unidos.

El hombre de confianza de Raúl Castro asumiría el poder el 19 de abril y por primera vez en 59 años, Cuba no estará gobernada por un Castro, convirtiéndose en un hecho histórico para esa isla.

Cesar Navas, ministro del interior ecuatoriano, señaló en una rueda de prensa que el equipo periodístico del medio El Comercio siempre estuvo en Colombia, desde el momento de su secuestro hasta su muerte y sus cuerpos se mantienen en territorio Colombiano.

Navas hizo un llamado a la unidad para coordinar con las autoridades colombianas operaciones que resulten en la captura de alias ‘Guacho’ y aseguró que nunca hubo voluntad de negociar por parte de la disidencia, ni comunicación fluida entre los secuestradores y las autoridades.

El ministro concluyó diciendo que ya tienen contacto con organismos internacionales especializados que permitirán la recuperación de los cuerpos, pero que aún no hay una fecha clara, ya que estos procesos no dependen de ellos.

Por ahora el comandante de la Policía Nacional ecuatoriana, Ramiro Mantilla, ha destacado que han realizado operaciones que han afectado gravemente la estructura de Alias Guacho, por el momento han deteniendo 43 miembros de la organización fronteriza.

 

El Consejo de Seguridad de la ONU tiene convocada para este sábado una reunión a fin de analizar la situación en Siria, informaron fuentes diplomáticas.

Según el embajador sueco ante la ONU, Carl Skau, la reunión se llevará a cabo a partir de las 11.00 hora local (15.00 GMT). La reunión fue convocada por Rusia, de acuerdo con fuentes diplomáticas.

Los representantes del consejo se reunirán para analizar las consecuencias del ataque contra Siria realizado por Estados Unidos, el Reino Unido y Francia.

Se trata de la quinta reunión que mantiene esta semana el Consejo de Seguridad para conocer la situación en Siria tras las denuncias del supuesto ataque con armas químicas de hace una semana en la localidad de Duma.

Las anteriores citas se cerraron sin acuerdos, pero con fuertes divisiones entre Estados Unidos y Rusia.

En la más reciente, el secretario general de la ONU, António Guterres, afirmó que "la Guerra Fría ha vuelto" y señaló que Oriente Medio vive una situación de "caos".

Guterres, que tenía programado viajar a Riad para participar en la cumbre de la Liga Árabe, decidió aplazar su salida de Nueva York.

En un comunicado difundido tras el ataque de las últimas horas, Guterres instó a los países miembros de la ONU a que muestren moderación "en estas circunstancias peligrosas" y se mantenga el respeto al derecho internacional.

"Insto a todos los Estados miembros a que muestren moderación en estas circunstancias peligrosas y eviten cualquier posible escalada de la situación y el sufrimiento del pueblo sirio", señaló Guterres.

 

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva pasó su primera noche en prisión en la sede de la Policía Federal de Curitiba, que amaneció hoy rodeada de agentes de las fuerzas de seguridad que han establecido un perímetro de unos cien metros a cada lado del local.

Medio centenar de policías militarizados controlan desde anoche los accesos al recinto, situado en el barrio de Santa Cândida, en la zona norte de la ciudad, y solo permiten el acceso al personal autorizado, moradores y reporteros.

En uno de los extremos del perímetro de seguridad, decenas de simpatizantes y militantes del exmandatario (2003-2010), que desde este sábado cumple una pena de 12 años de prisión por corrupción y lavado de dinero en régimen cerrado, han establecido un pequeño campamento para defender a su líder.

Su ingreso en prisión en Curitiba estuvo marcado por los incidentes que se produjeron cuando aterrizó en el helipuerto de la sede policial y explotaron dos supuestos petardos en medio de la concentración de los seguidores de Lula, según la versión de la Policía.

Ante este hecho, la Policía Federal, que estaba apostada en el interior del local, reaccionó inmediatamente lanzando gases lacrimógenos y balas de goma que obligaron a la militancia del Partido de los Trabajadores (PT) a dispersarse en medio de una gran confusión.

En total hubo nueve heridos, entre ellos una niña y un policía, y varios tuvieron que ser trasladados al hospital.

Entre los seguidores de Lula había profesionales de los medios de comunicación que también sufrieron las consecuencias de la acción policial, que, sin embargo, no se reprodujo del mismo modo en el lado en el que se manifestaban los detractores del expresidente.

Los contrarios a Lula, que lanzaron cohetes y fuegos artificiales para conmemorar la llegada del ex jefe de Estado, fueron orientados, de manera pacífica, para abandonar el recinto.

En paralelo, un juez brasileño prohibió además en la víspera protestas y acampadas en los aledaños de la sede de la Policía Federal de Curitiba.

El magistrado determinó en su auto prohibir la entrada de personas y vehículos no autorizados en las calles próximas al recinto donde Lula está en prisión para "garantizar la seguridad de la población del entorno" y "evitar acontecimientos violentos".

La presidenta del PT, Gleisi Hoffmann, que viajó hasta Curitiba, se acercó anoche hasta las dependencias policiales en busca de una explicación por lo sucedido y mantuvo en pie la vigilia cívica convocada, que "solo va a terminar cuando Lulasalga" de prisión.

"Lula es una persona diferenciada. Nosotros vamos a tener varias muestras de apoyo, de solidaridad, caravanas, viniendo para acá y es preciso tener esa atención", apuntó a periodistas.

"No es un preso común, tenemos un preso político, el primer preso político después de la apertura democrática de Brasil, es una situación grave", denunció.

Hoffmann dijo anoche que agentes de la Policía Federal le comunicaron que "Lula está bien" tras pasar sus primeras horas en prisión.

El exmandatario se entregó el sábado en Sao Paulo ante las autoridades para cumplir el mandato de prisión decretado el pasado jueves por el juez Sergio Moro, quien le condenó el año pasado por supuestamente haberse beneficiado de las corruptelas ocurridas en el seno de la petrolera estatal Petrobras.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha elevado la tensión con México al endurecer su retórica migratoria y ordenar el despliegue en la frontera de la Guardia Nacional, una semana antes de coincidir con su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto, en la Cumbre de las Américas en Lima.

La semana comenzó con un iracundo arrebato de Trump al enterarse de que una caravana de cientos de inmigrantes centroamericanos recorría México en dirección a EEUU, siguió con el anuncio del envío de militares a la frontera y culminó con un mensaje inusualmente duro de Peña Nieto hacia su homólogo estadounidense.

"Si sus recientes declaraciones derivan de una frustración por asuntos de política interna, de sus leyes o de su Congreso, diríjase a ellos, no a los mexicanos", le espetó Peña Nieto a Trump en un discurso difundido en vídeo en su cuenta de Twitter el jueves.

Peña Nieto habló poco después de que Trump repitiera los comentarios en los que llamó "violadores" a los inmigrantes mexicanos cuando anunció su candidatura presidencial en 2015, y añadiera que las indocumentadas "están siendo violadas a niveles que nadie ha visto jamás antes".

Trump rescataba así unas palabras que hirieron profundamente el orgullo de los mexicanos durante la campaña electoral estadounidense y que están en la raíz de las dificultades que ha atravesado su relación con el Gobierno de Peña Nieto.

Lo hacía, además, días después de amenazar a México con cancelar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) si no detenía una caravana de inmigrantes que se dirigían a EEUU.

Trump cantó victoria en ese tema el martes, y se jactó de haber manejado a su antojo al Gobierno mexicano, al declarar que habían detenido la caravana porque él les dijo "que tenían que hacerlo".

El mismo día dijo que planeaba encargar a los militares que vigilaran la frontera, un inesperado anuncio que llevó al Gobierno mexicano a pedir apresuradamente explicaciones a la Casa Blanca.

Pronto se supo que serán entre 2.000 y 4.000 efectivos de la Guardia Nacional, un cuerpo de reserva de las Fuerzas Armadas, los que Trump quiere destinar en la frontera hasta que se construya el muro que tantos roces ha causado en la relación con México.

La Cancillería mexicana advirtió el miércoles de que si el envío de la Guardia Nacional "se tradujera en una militarización de la frontera, ello dañaría gravemente la relación bilateral".

La ley estadounidense prohíbe a los militares implicarse en tareas de orden públicoy la garantía de que los soldados no se dedicarán a detener a inmigrantes rebajó el impacto del anuncio.

Pero el complicado pasado de Estados Unidos en Latinoamérica genera suspicacia ante cualquier medida que implique a militares y el Gobierno mexicano recibió presiones del Senado y de los candidatos a las elecciones de julio en México, para exigir respeto al país.

"La decisión de Trump imprime un tono negativo en la relación antes de la Cumbre de las Américas, y definitivamente crea tensión", dijo a Efe la experta en México del centro de estudios Atlantic Council Katherine Pereira.

"Una semana antes de la Cumbre, a Trump se le ocurre amenazar con poner tropas en la frontera con México, que realmente es la frontera con Latinoamérica", coincidió el presidente emérito del centro de estudios Diálogo Interamericano, Peter Hakim.

"Eso no crea precisamente una atmósfera cooperativa y amistosa para las conversaciones en Lima", durante la Cumbre que tendrá lugar el 13 y 14 de abril, añadió Hakim en una conferencia esta semana.

Trump coincidirá en la cita regional con Peña Nieto, pero por ahora la Casa Blancano ha confirmado si se reunirá con él. De hacerlo, sería su primer encuentro desde julio pasado, y llegaría tras dos intentos frustrados de organizar una reunión en Washington.

Mientras bullían las tensiones migratorias, los titulares mexicanos de Economía y Exteriores, Ildefonso Guajardo y Luis Videgaray, mantenían reuniones en Washington para impulsar las negociaciones del TLCAN, entre rumores sobre el posible anuncio de un acuerdo preliminar durante la Cumbre de las Américas.

La duda ahora es si las tensiones migratorias entre EE.UU. y México complicarán las negociaciones del TLCAN, o si los vecinos optarán por ser pragmáticos y facilitar un preacuerdo que les puede beneficiar tanto en las elecciones presidenciales mexicanas como en los comicios legislativos estadounidenses en noviembre.

"Es improbable que las conversaciones (del TLCAN) se compliquen por esto", opinó Carlos Petersen, analista del grupo Eurasia.

"Trump está actuando así por objetivos políticos domésticos y como táctica negociadora, y aunque esto ha forzado a Peña Nieto a responder, en ningún sentido reduce la urgencia de alcanzar un acuerdo" comercial, agregó Petersen en un comunicado.

 
Página 1 de 26