Get Adobe Flash player
Ultima Hora

Politica

Gustavo Petro se dirigió a sus votantes tras haber sido derrotado en la jornada electoral por el candidato del Centro Democrático, Iván Duque, afirmó que aunque acepta el resultado electoral y hay tristeza no se siente derrotado:

“Ya estamos acostumbrados a no estar en el poder así que no nos morimos por los resultados, no estamos quejumbrosos ni lloriqueando; Nace una fuerza que tiene más de 8 millones de votantes.”

Aunque durante su campaña, Petro había afirmado que no le interesaba una curulen el Senado, afirmó que después de 8 años, volverá a ser oposición del gobierno desde el congreso ya que asumirá la curul que le corresponde como el candidato con la segunda votación más alta.

“Agradezco a esta coalición, a los decentes, el Polo democrático, el Movimiento MaisPartido Verdefuerzas animalistasgrupos liberales rebeldesfuerza ciudadana.

Ganamos en Nariño, Valle, Choco CaucaMurindó, toda BogotáCali, Santa Marta, Sucre y Barranquilla.”

Con la decisión de llegar al Senado, su fórmula vicepresidencial Ángela María Robledo también obtendrá un puesto en la Cámara de representantes

 

Iván Duque Márquez, es el nuevo presidente de Colombia. Le ganó a Gustavo Petro por más de dos millones de votos. Duque nació hace 42 años en Bogotá. Viene de una familia con trayectoria en política y en lo público: su papá Iván Duque Escobar (1937-2016) fue gobernador de Antioquia entre 1981 y 1982, ex ministro de Minas y Energía y registrador nacional del Estado Civil en el gobierno de Andrés Pastrana.

Iván Duque Márquez se graduó como abogado de la Universidad Sergio Arboleda, hizo dos maestrías: una en derecho económico en American University y otra en gerencia de políticas públicas en Georgetown University. Trabajó durante 12 años en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Fue senador, luego de ganar una curul en 2014, con una lista cerrada jalonada por los votos del expresidente Álvaro Uribe.

Iván Duque se lanzó como candidato a la presidencia por el partido Centro Democrático de la mano del  hoy senador Álvaro Uribe. Algunos lo criticaban por estar influenciado por el controversial expresidente y por ser demasiado joven para postularse Sin embargo, Duque ha dicho que tiene la experiencia necesaria para gobernar y afirma que en su presidencia reivindicará el liderazgo de los jóvenes.

Ganó la consulta de su partido enfrentando a candidatos de tendencia conservadora, como el exprocurador Alejandro Ordóñez y Marta Lucía Ramírez.

Aunque él mismo se califica como un candidato de “centro-centro”, conformó una coalición con la centro-derecha y la derecha. También recibió el apoyo de partidos cristianos como el Movimiento Mira y Colombia Justa Libres.

Sus propuestas giran en torno a una economía impulsada por la empresa privada, reformar las bases del Acuerdo de Paz con la extinta guerrilla de las Farc y fortalecer los sistemas judiciales para que sean más eficientes.

Una economía impulsada por la empresa privada

El candidato del Centro Democrático (CD) se ha dado a conocer como un empresario innovador y juvenil. Afirma que para impulsar el crecimiento económico hace falta impulsar la empresa privada y simplificar el sistema tributario para que más microempresas se legalicen. Afirma que tendrá la meta de reducir la evasión al impuesto a la renta y el IVA en un 50%.

Aseguró que no firmará ningún nuevo tratado de libre comercio por cuatro años, sino que reforzaría los que el país ya tiene. Cree que diversificar la oferta de exportación colombiana es la clave para depender menos del petróleo. Dijo que buscará ahorrar en los gastos estatales.

Es un firme creyente en la 'economía naranja', los negocios derivados de la actividad cultural. Propone aumentar los programas educativos y musicales para jóvenes. Para impulsar la economía afirma que proveerá más servicios públicos, ofrecerá créditos para los productores y tecnificará la industria. Asegura que la equidad es parte importante de su plan de gobierno.

Política internacional

En sus propuestas sobre política internacional, se leen continuas referencias a la crisis venezolana. Afirma que defenderá el sistema interamericano y la integración comercial, aunque aclara: “No seremos cómplices de la indiferencia de Unasur con lo que acontece en Venezuela”.

“Constructivista” es la palabra que usa para definir la diplomacia del que será su gobierno, y enfatiza: “No seremos indiferentes a denunciar abusos al derecho internacional por parte de gobiernos que pretenden oprimir a sus pueblos”, otra clara pulla al Gobierno venezolano.

Un acuerdo de paz modificado

El acuerdo de paz de La Habana, firmado en noviembre de 2016, es la ruptura más fuerte que hay entre la coalición del gobierno de Juan Manuel Santos y su partido Centro Democrático (CD). Cuando se estaba terminando de negociar, la discusión se volvió tan álgida que algunos miembros del CD afirmaron que harían “trizas” el acuerdo al que se llegó con la extinta guerrilla de las Farc.

Sobre ese tema, Duque ideó una frase con la que resume su visión sobre el tema y que parece apuntar a una posición de centro: “ni risas, ni trizas”. Explica que la frase se refiere a que no destruiría el documento firmado, pero tampoco mantendría algunos elementos de justicia transicional que él califica de “impunidad” y una “burla para el país”. Por ejemplo, afirma que los cabecillas de las Farc deberían pagar una pena intramural y perder los beneficios que quedaron establecidos en la Justicia Especial para la Paz.

También afirma que prohibirá en la Constitución la posibilidad de que el narcotráfico pueda ser considerado un delito conexo con la rebelión. Los anteriores son algunos de los temas base que sostienen los acuerdos.

Proceso de paz con el ELN

Sobre la guerrilla del ELN, Duque tiene solo una mención en su propuesta: “Modernizaremos las fuerzas de tarea para el control territorial en profundidad, para enfrentar las amenazas asimétricas existentes, como el ELN, el narcotráfico, las 'bacrim' (bandas criminales) y otras amenazas emergentes como las disidencias de las Farc”.

La guerrilla del ELN inició en febrero de 2017 un proceso de negociación con el Gobierno de Colombia. Aunque actualmente se encuentra suspendido, la comunidad internacional, la Iglesia Católica y amplios sectores de la sociedad civil buscan la manera de que se reactiven esos diálogos.

Familia y gustos

Iván Duque Márquez está casado con María Juliana Ruiz, con quien tiene tres hijos: Luciana, Matías y Eloísa.  A ellos no les gustaría vivir en la Casa de Nariño, pero según Duque han hablado del tema y la incomodidad sería para los vecinos del edificio donde hoy residen. Hincha del América de Cali, dice que eso habla mucho de su fidelidad, por seguir este equipo que estuvo un largo tiempo en la categoría B. “Estoy ahí en las buenas y en las malas”, afirma. Si hubiera jugado fútbol cuenta que le hubiera gustado ser como James Rodríguez, por aquello de entregar la pelota y ser colaborativo para que otros metan los goles. Aunque lo que más le apasiona y lo que más disfruta en su tiempo libre es cantar. Seguidor del rock en inglés y español, el bogotano puede dar razón de las canciones de The Beatles como de Miguel Mateos. 

 

En la plenaria del Senado no se logró avanzar con el proyecto que fijará las reglas para la elección del contralor en el país y por eso se levantó una vez más la sesión.

El problema radica en que el Senado tumbó el artículo que le daba la facultad a las universidades acreditadas para hacer una convocatoria  pública y con base en ella elegir al nuevo contralor y ahora el propio Congreso sería el encargado de hacer la elección.

Por esa razón las bancadas están divididas por considerar que el legislativo no debería participar en ese proceso de elección y no se logró un acuerdo. De hecho el Gobierno aseguró a través del ministro del interior Guillermo  Rivera que era partidario de mantener la presencia de la academia en la convocatoria pública tal y como se aprobó en la Cámara.

Aunque solo resta un debate, esta polémica no ha permitido el avance de la iniciativa y ya los tiempos se ajustaron ya que la legislatura terminará el próximo 20 de junio.

El presidente del Congreso  Efraín Cepeda citó de nuevo la plenaria para el próximo martes a las 2 de la tarde y hacer hacer una vez más el intento de sacar adelante esta iniciativa.

Martes, 05 Junio 2018 19:56

Senado aprobó la Consulta Anticorrupción

Escrito por

Con 84 votos a favor, la Plenaria del Senado de la República le dio su visto bueno a la Consulta Anticorrupción, que prevé siete mandatos para enfrentar la corrupción, como reducir el salario de los congresistas, limitar la reelección en corporaciones públicas y establecer los pliegos tipo para la contratación estatal.

La congresista y promotora de esta iniciativa, Angélica Lozano, celebró la aprobación de esta consulta, que ahora deberá lograr cerca de 11 millones de votos en las urnas para llevar estos siete mandatos al ordenamiento jurídico.

"Así, paso a paso, legalmente, jugando limpio es que se logran los cambios. Estas firmas fueron de ciudadanos de diferentes tendencias políticas", señaló la representante.

El Presidente de la República tendrá ocho días para convocar a los colombianos a las urnas, dentro de los próximos tres meses.

Este domingo en la noche, después de los resultados de las elecciones, hubo llamadas y reuniones de los integrantes del comité ejecutivo del Polo Democrático donde de 25 integrantes, 19 coincidieron en que debe haber una alianza con Petro.

Hay que recordar que en ese comité ejecutivo, desde antes de la primera vuelta congresistas como Iván Cepeda, Alberto Castilla y Alirio Uribe, habían pedido libertad para apoyar a Petro.

Hoy habrá una nueva reunión y esperan formalizar enunavotación esa decisión mayoritaria.

Consideran que la coalición Colombia se conformó para apoyar a Fajardo y al no estar en la segunda vuelta, los partidos que la componen tienen autonomía para decidir a quién van a apoyar.

Hace cuatro años el Polo decidió como partido apoyar a Juan Manuel Santos en segunda vuelta, como un respaldo al proceso de paz, sin embargo el senador Jorge Robledo promovió el voto en blanco.

 

El exvicepresidente de Colombia, Germán Vargas Lleras es el gran derrotado de las elecciones presidenciales, celebradas este domingo en el país.

Vargas Lleras, solo alcanzó una votación de 1.401.532 votos, lo que significa solo el 7.26% de los sufragios, cuando se había informado el 99.51% de las mesas instaladas en el país.

La derrota del exvicepresidente, no es solo su fracaso, sino también el de las maquinarias políticas, que en muchas partes del país fue puesta al servicio del candidato.

Pero a este fracaso, se suma el de los caciques políticos representados en el Congreso de la república por figuras como Armando Benedetti, y con la familia Chard en la ciudad de Barranquilla, donde Germán Vargas alcanzó 79.013 votos.

En el Cesar, el trabajo encabeza de los senadores elegidos Didier Lobo, José Alfredo Gnecco y los representantes Chichi Quintero y José Eliecer Salazar López no funcionó al obtener el candidato en el departamento del Cesar, 39.281votos.

Después de una larga campaña, con una masiva participación de los colombianos, la democracia ha hablado, Iván Duque, el candidato de Centro Democrático y Gustavo Petro Urrego, el candidato de Colombia Humana y MAIS disputarán la segunda vuelta presidencial, para definir quien llevará las riendas del país en los próximos cuatro años.

Con la mayor votación, más de siete millones quinientos mil votos, Iván Duque salta a la contienda final.

Gustavo Petro, su gran opositor, llegó con más de cuatro millones ochocientos mil votos y ambos se disputarán la Presidencia de la República.

Recodemos que Iván Duque fue escogido como candidato presidencial del Centro Democrático luego de un proceso de encuestas en el interior de su partido frente a otros cinco copartidarios. Posteriormente participó en una gran consulta popular contra el exprocurador Alejandro Ordoñez y Marta Lucia Ramírez, quien se convirtió en su fórmula vicepresidencial.

Duque, a lo largo de la campaña recibió el apoyo del “fortín” cristiano, el partido MIRA, Colombia Justa y Libres.

Esos apoyos más la adhesión de Viviane Morales le dieron, sin duda, gran peso a su campaña además de contar siempre con su mayor respaldo, el ex presidente Álvaro Uribe Vélez.

Gustavo Petro por su parte, inscribió su candidatura por firmas por el movimiento Colombia Humana; avalado con 550.337 firmas se legitimó como candidato presidencial y también participó en una consulta popular contra Carlos Caicedo superándolo por una diferencia bastante amplia.

A lo largo de la campaña, Petro recibió el apoyo de varios sectores políticos, el Partido UP, el Partido Comunista de Colombia, bases del Polo Democrático, Partido Verde y hasta bases de los partidos tradicionales del Partido Conservador y el Partido Liberal.

 

En reiteradas ocasiones Gustavo Petro invitó a una gran convergencia a Sergio Fajardo y a Humberto de la Calle, pero tras varias reuniones no fue posible.

Sergio Fajardo, el candidato de la Coalición Colombia, estuvo muy cerca de llegar a segunda vuelta, menos de 400 mil votos lo separaron de Gustavo Petro, y se abre una gran incógnita ¿Qué hará el ex gobernador de Antioquia?.

En sus últimas declaraciones descartó una alianza con el candidato progresista Gustavo Petro. Se debe tener algo en cuenta, que Fajardo no cabalgó solo, lo hizo bajo una alianza con el Polo Democrático y el Partido Verde, es decir con Jorge Robledo y Claudia López respectivamente.

El senador del Polo, Jorge Robledo, tiene amplias diferencias con Gustavo Petro, lo cual cerraría la posibilidad de que se vayan juntos a la segunda vuelta, sin embargo es prácticamente imposible que el senador de la oposición al gobierno no se alíe con el candidato de derecha Iván Duque.

Por su parte Claudia López ha sido menos reacia a una gran convergencia, pero nada está dicho y la Coalición Colombia tiene que tomar decisiones si no quiere quedar al margen de la política.

Los grandes perdedores son el Partido Liberal, con Humberto de la Calle, que logró poco menos de 400 mil votos y Germán Vargas Lleras, quien había pavimentado su candidatura presidencial desde hace más de 8 años.

Sin embargo, el ex congresista, dos veces ministro y exvicepresidente logró apenas cerca de millón y medio de votos, lo cual es sorprendente, pues su partido, Cambio Radical, duplicó su fuerza en el Senado.

Lleras tuvo varios tropiezos en esta campaña, los escándalos de corrupción de su partido y su falta de carisma hicieron que no repuntara.

Probablemente German Vargas Llerras tenga algún acercamiento con Iván Duque, pues en los foros y debates presidenciales siempre hubo grandes coincidencias entre ellos dos.

Aún hay grandes incógnitas, ¿qué harán las bancadas del Congreso? ¿Habrá paso a una gran convergencia “alternativa”? Falta mucho por decir, pero algo es seguro, el uribismo se mantiene como una de las principales fuerzas políticas del país y está más vivo que nunca.

El ex negociador Humberto de La Calle fue el primero en reconocer la derrota.

 

Página 1 de 47