Get Adobe Flash player

Politica

Si usted es de los ciudadanos que ha sido multado por exceder la velocidad en las distintas carreteras del país por medio de la foto detección, tal vez podría interesarle este proyecto de ley que fue radicado en el Senado.

El senador del Partido Liberal Mario Fernández Alcocer, radicó una iniciativa que prohíbe el uso de la fotodetección por considerar que no hay una reglamentación clara que permita el uso de ese sistema de multas de tránsito.

Y si usted también ha considerado injustas esas sanciones, pues en el Congreso piensan lo mismo y por esa razón empezará el trámite legislativo de esa iniciativa. El legislador señaló que Colombia todavía no está preparada para la fotomultas porque cada mandatario local y departamental pueden fijar los topes de velocidad sin la suficiente señalización para los conductores.

"Hemos investigado el tema y no existe ningún documento que sustente disminución en los índices de accidentalidad vial en Colombia, gracias a las fotomultas, mientras que sí existe una inconformidad generalizada en la ciudadanía que se siente atropellada por este recurso tecnológico", precisó el senador Mario Fernández.

Con este proyecto de ley se prohíbe de manera total el uso de las fotodetecciones que en 2015 recaudó $201.324 millones e impuso 1.626.482 infracciones.

El mecanismo a cargo del Ministerio de Transporte desde el 2011 fue instalado como medida para sancionar a conductores que transiten con altas velocidades e irrespeten las señales de tránsito y, de esta misma forma, recaudar fondos para los respectivos departamentos, pero resultó ser un dolor de cabeza y al parecer un buen negocio para algunos particulares.

“No existe un concepto básico para instalar una fotomulta, si debe ser puesta en una recta, en una curva, a la salida de colegios o lugares de concurrencia; esto hace que cada alcaldía asigne sitios de fotodetección a su parecer, convirtiéndose en un negocio rentable y no en una forma de prevenir accidentes viales”.

El proyecto empezará a ser estudiado en los próximos días.

tomado de caracol radio.

En alocución el presidente Juan Manuel Santos anunció la prórroga del Cese Bilateral al fuego hasta el final de este 2016, con el fin de dar garantías a los integrantes del ejército y de las Farc que se encuentran en incertidumbre luego de los resultados del plebiscito por la paz, aunque espera que mucho antes se llegue a un consenso nacional para la implementación del acuerdo de La Habana.

Luego de un diálogo que sostuvo con jóvenes líderes del país, el jefe de Estado manifestó, “he tomado la decisión de prorrogar el cese al fuego bilateral hasta el 31 de diciembre”.

Atendió la solicitud de los jóvenes, uno de ellos le recordó que “en este momento, en el ejército y en la guerrilla, hay jóvenes pendientes de lo que pase, esperando no tener que volver a disparar”.

Aseguró que no se trata esto de un ultimátum, ni fecha límite, “pero espero que todo este proceso para tener un nuevo acuerdo se termine mucho antes”.

“El tiempo conspira contra la paz y la vida”, le dijo al presidente Santos una estudiante que expresó su preocupación por la falta de claridad sobre el futuro de la implementación del acuerdo final con las Farc.

El mandatario entregó un nuevo balance sobre los avances en el diálogo con los diferentes sectores del Sí y el No en el país.

Destacó la reunión con el secretario General de la OEA, Luis Almagro, quien manifestó la importancia de avanzar pronto en la salida de esta situación, “debido a la vulnerabilidad del cese al fuego”.

Por su parte el secretario General de la OCDE, Ángel Gurría, quien le dijo que alcanzar la paz “acelera la inversión, la generación de empleo y el desarrollo agropecuario”.

Así mismo se reunió con jerarcas de la Iglesia Católica, en otro momento con algunos rectores de universidades públicas y privadas del país, quienes coincidieron en señalar la importancia de superar la situación de incertidumbre que se registra frente al futuro de la paz para Colombia.

Miércoles, 12 Octubre 2016 05:56

Piedad Córdoba podrá volver a la política

Escrito por

La decisión estuvo en manos de la sección Segunda del Consejo de Estado que tumbó la inhabilidad política a la excongresista Piedad Córdoba, quien había sido destituida e inhabilitada por la Procuraduría para ejercer cargos públicos por participación indebida en política.

El alto tribunal determinó que el Ministerio Público, en ese entonces en cabeza de Alejando Ordóñez, no tuvo en cuenta las pruebas de los abogados de la excongresista y la sancionó por financiar la campaña política Ricardo Montenegro.

Es la segunda sanción contra Córdoba que el Consejo de Estado le tumba a la Procuraduría. El pasado 9 de agosto reversó otra destitución, que en ese caso impuso una inhabilidad de 18 años, por vínculos con la guerrilla de las Farc.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha ganado el premio Nobel de la Paz 2016 por sus "decididos esfuerzos" por llevar la paz a su país tras 52 años de conflicto armado, anunció hoy en Oslo el Comité Nobel de Noruega.

El premio, según ese fallo, es un claro apoyo a la decisión de Santos de invitar a todas las partes a participar en un amplio diálogo nacional para que el proceso de paz no muera, después de que el pasado domingo ganara el "no" a los acuerdos de paz firmados con las FARC en un referéndum.

"El hecho de que la mayoría de los votantes dijera no al acuerdo de paz no significa necesariamente que el proceso de paz esté muerto. El referéndum no fue un voto por o contra la paz", insistió el Comité Nobel en su fallo.

"Ese resultado ha generado una gran incertidumbre sobre el futuro de Colombia. Hay un riesgo real de que el proceso de paz se paralice y de que estalle de nuevo la guerra civil, lo que hace todavía más importante que todas la partes, encabezadas por el presidente de Santos y el líder de la guerrilla de las FARC, Rodrigo Londoño, mantengan el respeto al alto el fuego", recalcó el Comité.

Según el jurado, el premio es también "un tributo al pueblo de Colombia que, a pesar de las grandes dificultades y los abusos, no ha perdido la esperanza en una paz justa, a todas las partes que han contribuido al proceso de paz" y a todas las víctimas de una guerra que se ha cobrado la vida de al menos 220.000 colombianos y ha obligado a abandonar sus casas a más de seis millones de personas.

Los esfuerzos de Santos, según el Comité, llevaron al acuerdo de paz y, aún sabiendo que era controvertido, el presidente colombiano decidió someterlo al voto de sus compatriotas.

El "no" del referéndum sólo significa "no" a un acuerdo específico de paz, recalcó el jurado para mostrar su esperanza de que todas las partes asuman su responsabilidad y actúen de forma constructiva en las próximas conversaciones de paz.

Además, el comité se mostró convencido de que Santos, "pese al 'no' mayoritario en el referéndum, "ha acercado de forma significativa hacia una solución pacífica el sangriento conflicto" en su país y que ha sentado las bases para el desarme verificable de las FARC y un "proceso histórico de reconciliación y hermanamiento nacional".

"Sus esfuerzos para promover la paz cumplen por tanto los criterios y el espíritu de la voluntad de Alfred Nobel", aseguró el comité.

El premio, argumentó el jurado, trata de animar "a todos aquellos que tratan de lograr la paz, la reconciliación y la justicia en Colombia".

"El comité espera que el premio de la paz le dé (a Santos) la fortaleza para lograr esta demandante tarea" de lograr la paz y que "en los próximos años los colombianos recojan los frutos del proceso de paz y reconciliación en marcha".

Sólo así, apuntó el comunicado del comité, Colombia "será capaz de afrontar de forma efectiva los grandes retos" que tiene por delante, tales como "la pobreza, la justicia social y los crímenes relacionados con el tráfico de drogas".

El comité destacó también la dificultad de lograr un equilibrio entre la reconciliación nacional y la justicia para las víctimas y subrayó que no hay "respuestas sencillas" a este respecto.

El Nobel de la Paz, el único que no se otorga ni entrega en Estocolmo, sino en Oslo, por deseo expreso de Alfred Nobel, contó este año con la cifra récord de 376 candidatos.

El galardonado recibirá un diploma, una medalla de oro y un premio económico, que este año es de 8 millones de coronas suecas (832.000 euros).

En 2015 se hizo con el galardón el Cuarteto para el Diálogo Nacional en Túnez por su labor en la construcción de una "democracia plural" en este país africano, según el fallo.

El proyecto de ley para regular la oferta y realización de procedimientos médicos y quirúrgicos con fines estéticos está listo para iniciar su trámite en el Congreso de la República. Mediante 19 artículos divididos en cinco capítulos, el proyecto tiene entre sus principales objetivos prevenir daños a la salud como consecuencia de engaños y estafas de médicos inescrupulosos.

La propuesta que estudiará el Congreso considera estas intervenciones como un tema de salud pública y apunta hacia la reducción del riesgo. En este sentido, obliga a comunicar las complicaciones y las consecuencias que tienen para la vida y la salud de las personas, así como a reportar a las autoridades sanitarias los casos de muerte y los eventos adversos derivados de ellas.

"El proyecto no se circunscribe a temas regulatorios, sino que plantea obligaciones del Estado y la sociedad en aspectos de comunicación pública", señaló el ministro de Salud y Protección Social, Alejandro Gaviria Uribe, durante la presentación del proyecto en la sede de la cartera de Salud.

El articulado también obliga a hacer más exigente y detallado el consentimiento informado. Esto significa que el paciente tendrá que conocer, de manera explícita y consiente, los riesgos a que se expone, el tipo de medicamentos e insumos que van a usar, las alternativas existentes para lograr el fin estético deseado y cómo se garantizará la continuidad en el posoperatorio. Asimismo se exige una valoración psicológica del paciente, que debe quedar consignada en dicho consentimiento.

Los especialistas que practican estas intervenciones tendrán que ser identificados en la publicidad. Esta no podrá dirigirse a menores, así como tampoco estarán permitidas las promociones tarifarias que induzcan la demanda, o las campañas que sugieran que dichos procedimientos producen éxito o aceptación social a quienes se los practican.

En la elaboración del proyecto de ley participaron representantes de las Sociedades Científicas, las universidades, el Congreso de la República y los ministerios de Educación y de Salud. "Quiero agradecer el trabajo de esta comisión -expresó el ministro de Educación (e), Francisco Cardona-. Este proyecto busca evitar que se repitan las víctimas, con las quienes nos solidarizamos. Seguiremos trabajando para resolver este problema de salud pública".

Tal como lo estableció la Ley Estatutaria de Salud, los procedimientos estéticos no pueden ser cubiertos con los recursos del sistema. Por este motivo, un artículo establece pólizas de seguro para cubrir los costos derivados de accidentes en las intervenciones.

La regulación también aplicará para los médicos. Por tanto, para realizar cirugías plásticas de carácter estético será obligatorio tener un título de especialista en la materia, tal y como ocurre en la actualidad con los radiólogos y los anestesiólogos.

El senador Jorge Iván Ospina, que participó en la comisión, señaló: "Es de tal magnitud este fenómeno que tenemos una avalancha de personas quieren practicársela, y a veces personas no médicas hacen estos procedimientos. Nadie se montaría a un avión sin un piloto certificado. Entonces ¿por qué entregar este procedimiento a alguien que no tiene la experticia? Queremos proscribir a los irresponsables que adelantan estos procesos sin el proceso formativo adecuado, que no han tenido inmersión total y dedicación exclusiva".

Además, este proyecto establece que los procedimientos médicos y quirúrgicos con fines estéticos que se practiquen en Colombia solo podrán efectuarlos aquellos médicos que estén inscritos en el Registro Único Nacional del Talento Humano en Salud (ReTHUS).

"Este proyecto de ley es un homenaje a las víctimas de la malas prácticas -puntualizó el Representante Óscar Ospina-. Cierra el camino a tanto charlatán y a las clínicas de garaje".

“Estamos más cerca de la paz con apoyo ciudadano más amplio”, sostuvo el presidente Juan Manuel Santos, en una breve alocución al país, luego de concluir la reunión con el ex presidente Uribe y sus acompañantes partidarios del NO en el  plebiscito.
El primer mandatario de la nación hizo además otras presiones sobre las conversaciones que empezaron hoy además, con otros sectores que se opusieron al SI en el proceso político del pasado domingo.

Esta es la declaración completa del presidente Santos:

Como lo anuncié el domingo, luego de los resultados del plebiscito, es mi obligación como Presidente buscar caminos para la unión y la reconciliación de la nación.

Como Jefe del Estado tengo igualmente la obligación de preservar el orden público, garantizar la tranquilidad de los colombianos y buscar y negociar la paz. Mantengo todas las facultades que me da la Constitución para lograr ese mandato, deber de todo gobernante.

En el marco de esas facultades y obligaciones, prorrogué el cese al fuego y de hostilidades bilateral, el cual puede ser renovado y extendido para garantizar y preservar el principal avance logrado en la negociación: el fin de la violencia y la tranquilidad de los colombianos.

Por otro lado, para abrir un nuevo espacio de diálogo nacional y de unión alrededor de la paz tan anhelada por todos los sectores, inicié desde el mismo lunes contactos con los diferentes sectores que se pronunciaron por el no.

Mi propósito es escucharlos, atender en la medida de lo posible sus observaciones y propuestas de ajuste para encontrar un camino que nos permita no sólo culminar el acuerdo de paz con las FARC, sino fortalecerlo.

Ayer me reuní y escuché a los dirigentes gremiales, tanto a los que apoyaron el Sí, como a los que promovieron el No. Encontré en todos ellos un ánimo constructivo y una real disposición a aportar su concurso para lograr el acuerdo de paz. Todos quieren la paz.

Igualmente, en el día de ayer, me reuní con voceros representativos de diferentes iglesias cristianas, entre las que se encontraban voceros del Sí y del No.

Con los del No, identificamos que muchas de sus preocupaciones están en puntos que requieren aclaraciones o precisiones. Hoy mismo empezamos a trabajar con ellos para concretar esos puntos y resolver sus inquietudes.

Esta mañana escuché atentamente al Ex presidente Pastrana. Quiero agradecerle su generosa actitud y disposición a contribuir a salvaguardar el proceso en este momento histórico.

Establecimos que el punto de contacto será el ex comisionado de paz Camilo Gómez, y por parte del Gobierno, Frank Pearl y el Ministro de Defensa Luis Carlos Villegas.

Luego nos reunimos con el Ex presidente Uribe y sus acompañantes. A esa reunión también asistieron otros promotores del No como la Doctora Martha Lucia Ramírez, y el Doctor Alejandro Ordoñez. A todos ellos les agradezco su buena disposición.

Escuchamos por cerca de cuatro horas con mucha atención sus inquietudes.  Todas ellas, y otras que no se trataron, se analizarán en el marco de la comisión acordada. Esta interlocución comenzará mañana.

Me propongo seguir reuniéndome con otros voceros del No para escucharlos. Con Francisco Santos me reuniré la semana entrante.

Todo esto deberá, como es natural, ser tratado con la delegación de las Farc en La Habana.

Colombianos,

Estamos muy cerca de lograr la paz. Una paz estable, duradera y con un apoyo ciudadano más amplio.

Si todos tienen esa voluntad y contribuyen con responsabilidad, realismo y celeridad, lo conseguiremos.

Quiero insistir en el tema de la celeridad. La administración del cese al fuego y hostilidades en las condiciones de incertidumbre actuales, conlleva muchos riesgos.

Le agradezco a las Naciones Unidas que haya manifestado que continuará con su presencia por un tiempo. Entiendo su llamado a que en la incertidumbre no podrá permanecer indefinidamente.

Quiero agradecer a la comunidad internacional que ha expresado, desde el domingo mismo, su voluntad de seguir apoyando a Colombia en la búsqueda y consolidación de la paz.

En este momento debemos todos deponer los antagonismos, las rencillas y unirnos como nación en aras del bien común.

Consolidar y fortalecer la paz es el camino que debemos recorrer como nación. Es mi obligación constitucional y MI CONVICCIÓN PROFUNDA. Persistiré con todas mis fuerzas, con responsabilidad y con decisión en ese propósito.

A los millones de colombianos que votaron Sí el domingo, a todos los que han reiterado su compromiso y su voluntad de trabajar por la paz, les digo con firmeza y claridad:

¡PERSEVERAR! ¡PERSEVERAR! ¡PERSEVERAR!

¡LA PAZ DE COLOMBIA ESTÁ CERCA Y LA VAMOS A ALCANZAR!

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dio hoy un notable paso adelante para recomponer el proceso de paz al concertar dos reuniones mañana con sus antecesores, Álvaro Uribe y Andrés Pastrana, principales opositores al acuerdo firmado con las FARC para poner fin a medio siglo de conflicto armado.

Ese acuerdo fue rechazado en el plebiscito del domingo y todo el proceso de paz quedó en un limbo, pero ahora se abre la posibilidad de un consenso con un encuentro entre Gobierno y opositores que se antojó imposible durante los últimos cuatro años de negociaciones.

"He invitado a Andrés Pastrana y Álvaro Uribe a dialogar este miércoles con ánimo constructivo en pro de la paz", escribió el presidente en un mensaje en su cuenta de Twitter, acompañado de la etiqueta "Juntos Por Colombia".

Tras la derrota del domingo en el plebiscito, el presidente hizo un llamado a la unidad de las fuerzas políticas que fue respondido de manera paralela por Uribe pero que parecía estar en un lejano horizonte.

Santos fue ministro de Defensa de Uribe entre 2006 y 2009, periodo en el que el Gobierno asestó duros golpes a las FARC, pero el distanciamiento entre ambos comenzó a raíz de la decisión del actual presidente de iniciar un proceso de paz con esa guerrilla y derivó en una polarización que se ha extendido al país.

De la misma forma, Santos fue ministro de Hacienda de Pastrana entre 2000 y 2002, en la segunda mitad de su mandato presidencial, pero la relación entre ambos también se enfrió por las discrepancias en torno al proceso de paz.

Durante los cuatro años de negociaciones con las FARC en Cuba, Uribe fue un duro opositor y varias voces, entre ellas la del ex secretario general de la ONU Kofi Annan, sugirieron que se reuniera con Santos para limar asperezas.

El acercamiento entre ambos comenzó hoy por parte de Uribe en una entrevista televisiva horas antes de la confirmación de Santos.

"Si me toca pedirle una cita al presidente de la República para decirle qué nos preocupa de los acuerdos, le pido esa cita", dijo Uribe en RCN Televisión.

Tras conocerse la invitación oficial, el expresidente respondió con un mensaje en su cuenta de Twitter: "La cita que le pedí al presidente de la República la concedió para mañana a las 11.30".

Pastrana se sirvió de la misma red social para hacer una confirmación oficial con un escueto mensaje: "Mañana tomaremos tinto (café) con el presidente Juan Manuel Santos en el Palacio (de Nariño)", sede del Ejecutivo.

El acercamiento es obligado por los resultados del plebiscito en los que el "no" obtuvo la victoria con 6.431.376 votos, equivalentes al 50,21 % del total, mientras el "sí" obtuvo 6.377.482 papeletas, que corresponden al 49,78 %.

A Uribe y su partido, el Centro Democrático, se sumó en la oposición al acuerdo en las últimas semanas Pastrana, quien también pidió un voto negativo en la consulta.

Sin embargo, con ese resultado los vencedores se mostraron conciliadores y se concertó una reunión con tres delegados del Centro Democrático y otro trío del Gobierno para avanzar en el camino hacia la paz.

La gran incógnita es qué discutirán mañana en una reunión que transcurrirá a puerta cerrada y en la que los expresidentes, presumiblemente, plantearán quejas acerca de los puntos de justicia y de participación política acordados entre el Gobierno y las FARC.

Las partes acordaron un proyecto de Ley de Amnistía que preveía el perdón jurídico para aquellos guerrilleros que no hubieran cometido delitos graves como los recogidos en el Estatuto de Roma.

Quienes hubieran violado ese estatuto, que incluye crímenes de lesa humanidad, torturas, abusos sexuales o reclutamiento de menores, afrontarían penas privativas de la libertad de hasta ocho años siempre que reconocieran haber cometido esos delitos.

En una entrevista con Efe, la canciller María Ángela Holguín, integrante del equipo negociador con las FARC y de la delegación del Gobierno que buscará un acercamiento con el Centro Democrático, señaló que la idea que tienen es oír a los opositores y subrayó que en ellos recae "hoy la responsabilidad de la paz".

"Que digan en qué es lo que no están de acuerdo, ver cómo transmitimos y si las FARC están en disposición (...) para poder reabrir esos acuerdos o al menos mirar cómo se puede discutir", agregó Holguín.

Por su parte, las FARC reiteraron hoy que renunciarán a los fusiles y su única "arma será la palabra", al tiempo que volvieron a mostrar cierta reticencia a una renegociación tal y como hizo ayer su líder, Rodrigo Londoño, alias "Timochenko".