Get Adobe Flash player

Politica

Fuertes lluvias caen desde la madrugada en varias regiones de Colombia, por lo que el Gobierno y las autoridades en general están haciendo llamados a los ciudadanos a votar temprano en el referendo por la paz.

En Bogotá las lluvias han generado algunos encharcamientos, pero no daños de consideración. Sin embargo, es posible que en la tarde se incrementen las precipitaciones, por lo que se pidió a los ciudadanos ir en la mañana a los centros de votación.

La situación más crítica se vive en toda la región Caribe, donde un coletazo del huracán Matthew ha generado lluvias intensas e inundaciones, que tienen en alerta a Magdalena, La Guajira y algunos sectores de Bolívar, Sucre, Córdoba y Cesar. 

Desde Santa Marta se informa que alrededor de 300 familias damnificadas deja el desbordamiento del río Fundación en Magdalena, mientras que varios sectores de esta ciudad están sin electricidad.

Las zonas insulares del Caribe también han sido afectadas. Por ejemplo, en islas del Rosario reportaron dificultades para la llegada de los jurados de votación, porque el mar está muy "picado".

A votar temprano, es la consigna de gobierno, partidos políticos y promotores de esta jornada del plebiscito por la paz.

 

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, aseguró hoy que si el ELN libera a los secuestrados que tiene en su poder, "la semana entrante" se podría comenzar la fase pública de diálogos de paz con esa guerrilla, la segunda del país.

"Si liberan los secuestrados, la misma semana entrante podríamos anunciar que comienza la fase pública de las negociaciones porque ya tenemos con el ELN el 50 % de la negociación que es la agenda negociada", dijo el jefe de Estado en un acto público en Ciénaga, en el departamento caribeño del Magdalena.

El pasado 30 de marzo, el ELN y el Gobierno colombiano anunciaron en Caracas el inicio de una fase pública de diálogos de paz cuya apertura la condicionó el Ejecutivo a la solución de algunos "temas humanitarios", como el fin de los secuestros.

Santos valoró hoy el anuncio hecho por el ELN el pasado domingo, de que no perpetrará ataques para permitir el desarrollo normal del plebiscito del 2 de octubre en el que los colombianos se pronunciarán sobre si apoyan o no el acuerdo firmado el lunes con las FARC para terminar más de medio siglo de conflicto armado interno.

"Hace 48 horas el ELN decretó un cese al fuego unilateral. Yo quiero resaltar ese gesto del ELN", dijo Santos.

Igualmente reiteró que con el fin de la guerra Colombia tendrá mayor capacidad para invertir en infraestructura y desarrollo social en hospitales, clínicas, escuelas, acueductos y alcantarillados, entre otros.

Con respecto del plebiscito, Santos dijo que el país tendrá la oportunidad de decidir a través del voto si quiere "acabar con la fábrica de víctimas en que se convirtió el conflicto armado".

"Tenemos el mismo poder pero ustedes son los que tienen que tomar la decisión", apostilló el mandatario, quien recordó que desde que comenzó a negociar con las FARC prometió que "la última palabra la tiene que tener le pueblo soberano".

Asimismo dijo que si se vota en favor del "sí" en el plebiscito, millones de campesinos recibirán ayuda del Estado y podrán retornar a sus lugares de origen en vez de alimentar el desplazamiento hacia las ciudades.

La plaza de Banderas del Centro de Convenciones de Cartagena estaba vestida de blanco. Y mientras de un lado los invitados especiales y los testigos de honor escuchaban las palabras de la maestra de ceremonias, del otro lado el presidente Juan Manuel Santos se acercaba a una puerta con las llaves de la paz.

Lo acompañaban dos pequeños y detrás él los invitados especiales a este evento en el que también tenían un espacio protagónico, Rodrigo Londoño, “Timochenko”, el máximo cabecilla de las Farc, los presidente de Chile, Venezuela, Ecuador, Cuba y el delegado de Noruega, naciones que han sido garantes y acompañantes de 6 años de negociaciones, dos en secreto y 4 en La Habana.

En el escenario también estaba el Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y los negociadores de la mesa de La Habana.

Después del Himno Nacional vino un minuto de silencio por las víctimas de 52 años de confrontación y un alabao de las cantadoras de Bojayá.

Segundos después haciendo uso del llamado “balígrafo”, el jefe de las farc y el presidente de Colombia suscribieron el texto con las 297 páginas del acuerdo de paz.

Para sellar este pacto el mandatario le regaló a Rodrigo Londoño el símbolo de la paz, una paloma, que no sólo ha sido utilizada como parte de los acuerdos, sino de la compaña por el Sí al plebiscito.

Fuente Caracol Radio

Acompañado por la canciller María Ángela Holguín, el presidente Juan Manuel Santos visitó este domingo el Museo Naval de Cartagena, donde presentó un saludo a los 1.074 periodistas nacionales e internacionales acreditados para cubrir la firma del Acuerdo Final de Paz.

“Quisimos, con la Canciller, venir a darles un saludo a todos los periodistas, a todos los medios que vinieron a cubrir este evento histórico para los colombianos, para la región”, dijo.

El Jefe de Estado recalcó algunas fechas importantes de las negociaciones entre el Gobierno Nacional y las Farc.

“Este proceso comenzó realmente hace casi 6 años. El primer contacto indirecto fue en diciembre del 2010. El primer contacto directo fue en marzo del 2011. Desde entonces ha sido una negociación difícil, pero siempre con el objetivo muy claro. Siempre perseverando y finalmente mañana culminamos esa travesía para bien de Colombia y de toda la región y del planeta”, sostuvo.

El Mandatario se refirió a la importancia de ponerle fin a un conflicto de 52 años.

“Mañana firmamos esa paz con las Farc después de 52 años de guerra. Ustedes todos, que han sido muchos corresponsales de guerra, saben lo que significa tener una guerra de 52 años y, por consiguiente, la importancia de poder terminarla”, dijo.

Así mismo, afirmó que comenzar la construcción de la paz va a durar mucho tiempo, “porque reconstruir un país que ha sido tan golpeado, que ha sufrido tanto durante tanto tiempo, no es algo que se puede hacer de la noche a la mañana”.

El Presidente de la República recordó que el pasado 23 de agosto, a las 6:45 de la tarde, la Canciller lo llamó y le dijo: “Presidente, ya todo está acordado”.

“Sentí un gran alivio, un gran descanso, después de tanto esfuerzo de mucha gente, porque este ha sido un esfuerzo donde mucha gente ha participado. Si comenzara a enumerarla, no acabaría en menos de una hora”, señaló.

El Mandatario consideró que “los medios también han sido un factor muy importante”, porque “con su cubrimiento, con su cuestionamiento, han contribuido de forma importante a que este proceso se pudiese dar”.

“Bienvenidos todos, siéntanse en su casa. Ustedes saben que Cartagena es nuestra joya, la Ciudad Heroica que, a partir de mañana, no solamente será heroica sino que será la Ciudad de la Paz”, puntualizó.

Una luz para el mundo

Por su parte, la Canciller María Ángela Holguín destacó ante los periodistas la masiva participación de la comunidad internacional en la ceremonia protocolaria de la firma del Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera.

“Tenemos una inmensa participación de la comunidad internacional, no solamente presidentes. Hay 15 jefes de Estado; el Rey Emérito Don Juan Carlos, que ya hizo su arribo acá a Cartagena, sino muchos presidentes de los organismos internacionales. Está la directora del Fondo Monetario Internacional, el presidente del Banco Mundial, el presidente del BID, el Secretario General de la OEA, está el director de la OIT, está el Alto Comisionado para los Derechos Humanos. Vino el Secretario General con el Subsecretario de Asuntos Políticos y su jefe de Gabinete”, detalló.

“Realmente es una masiva participación de la comunidad internacional, como ha sido durante todo este proceso, que tenemos que agradecer a esta comunidad internacional, que nos ha acompañado desde el primer momento en que este proceso se hizo público. Y que los hemos tenido permanentemente al lado nuestro. La Unión Europea, igualmente”, indicó.

La jefe de las relaciones internacionales de Colombia también ponderó la labor que cumplen los periodistas y dijo que el proceso de paz de Colombia es una luz para el mundo.

“El mundo entero también está muy pendiente. Nos decían la semana pasada, se lo decían a usted, Presidente, que era una luz en el mundo entre tantos conflictos y tantas situaciones difíciles que hay en el mundo entero. Que esto de Colombia era una esperanza y es una luz para el mundo”, concluyó la Canciller Holguín.

Al término de un encuentro bilateral entre el presidente Juan Manuel Santos y su homólogo de Estados Unidos, Barack Obama en Nueva York, el jefe de Estado norteamericano dijo que Colombia es el “aliado más cercano” de su gobierno, destacando el acompañamiento que realizó al proceso de paz con las Farc.

Al término del encuentro Obama afirmó que “estoy muy orgulloso de haber participado y ayudado a nuestro aliado más cercano”.

Calificó el acuerdo como de “históricas proporciones”, y aseguró que se trata de “un logro”, para la región al igual que para el pueblo colombiano, que para lograr requirió de “coraje” del mandatario colombiano.

Para el presidente Obama dijo que el acuerdo de paz “le da la posibilidad a Colombia de iniciar un nuevo capítulo”.

Agregó que el plebiscito, “es la oportunidad que tienen los colombianos para aprovechar este momento histórico que tiene Colombia”.

Por último señaló que hay retos, en el posconflicto pero le dijo al presidente Santos que contará con el apoyo del gobierno norteamericano para la implementación de la paz.

A su turno, el mandatario Colombiano, al entregar una copia del acuerdo definitivo de paz, recordó que una de las primeras personas con las que contó y de las que recibió apoyo, fue directamente el presidente Obama.

“Ha sido un gran apoyo en todo el proceso… agradezco la labor del secretario Kerry y del enviado especial, Aronson y le entrego estas 297 paginas”, del acuerdo definitivo de paz para el fin del conflicto en Colombia.

Finalmente descartó su participación el próximo 26 de septiembre para la ceremonia de la firma de la paz, pero envía a su secretario de Estado, John Kerry, como muestra del apoyo del gobierno norteamericano al acuerdo final de paz.

El “SI” sigue punteando las encuestas para la votación del plebiscito convocado por el gobierno del Presidente Santos, para refrendar los acuerdos de paz con la organización revolucionaria, Farc.

Los resultados corresponden a una consulta hecha por la encuestadora Invamer, que es publicada este miércoles y a solo 11 días de las votaciones por el plebiscito, por los medios de comunicación contratantes, El Espectador y Blue Radio.

La información dice que si algo queda claro con los resultados de la Encuesta de Opinión Nacional de septiembre, realizada por Invamer para El Espectador, Caracol Televisión y Blu Radio, es que, aunque el Gobierno ha hablado mucho de hacer pedagogía de los acuerdos de paz con las Farc y del plebiscito del 2 de octubre, el esfuerzo debe ser mayor.

Es cierto que, según el estudio, el 67,7 % de los encuestados que van a votar la refrendación lo harán por el Sí, contra el 32,4 % que se inclina por el No (cifras que difieren muy poco de las registradas el mes anterior), pero a la hora de mirar cuánto conoce la gente esos acuerdos, sólo un 7,1 % dice que detalladamente, mientras un 30,5 % no los conoce.

Aun así, aunque el Sí sigue teniendo las mayorías, el nivel de participación es bajo y se ve mucha indecisión. A la pregunta sobre la probabilidad de acudir a las urnas, el 31,9 % está seguro de su participación, un 17 % dice que probablemente, un 21,8 % no sabe si lo hará, un 8,7 % señala que probablemente no y un 16,6 % afirma que definitivamente no.

Llama la atención que una mayoría (52,2 %) cree que si gana el No en las urnas, el Gobierno y las Farc volverán a sentarse a la mesa para renegociar. A su vez, un 38,2 % piensa que volveremos a la confrontación armada. Como quien dice: el discurso del uribismo, con aquello de que votar No es decirle Sí a la paz, ha calado en buena parte de la ciudadanía. Como se sabe, el Gobierno ha insistido en que es imposible retroceder y renegociar.

En esencia, la encuesta muestra aspectos positivos y negativos para Santos. Por ejemplo, aunque en comparación con agosto pasado el primer mandatario sube en la aprobación de su gestión (pasó de 30,7 % a 35 %), la desaprobación sigue siendo alta: 59,5 %. A favor también hay que registrar que el 48,8 % de los encuestados consideran que el Gobierno cumplirá con lo pactado en los acuerdos de La Habana. Por cierto, el 69,6 % de la gente está de acuerdo en insistir en el diálogo con el Eln.

Otra conclusión que deja esta nueva encuesta de Invamer tiene que ver con el trabajo que deberán hacer las Farc tras su ingreso a la vida política legal. El 74,8 % de los encuestados no está de acuerdo con que sus miembros, una vez hayan dejado las armas, puedan participar en política sin tener que pagar cárcel. Además, su desfavorabilidad es del 85 %.

Mayoritariamente, la gente tampoco cree que el Sí en el plebiscito lleve a una mejor distribución de la riqueza, a tener mayor seguridad, a acabar con la violencia de origen ideológico y mucho menos a encontrarle una solución al problema del narcotráfico. Y la gran mayoría (61,8 % contra 31 %) no cree que las Farc vayan a cumplir con lo acordado.

Un último dato a destacar: el expresidente Álvaro Uribe, con 57,6 %, es el de mayor favorabilidad, seguido por el vicepresidente, Germán Vargas, con 46,3 %.

El presidente Juan Manuel Santos luego de la reunión que sostuvo con el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, en Nueva York, donde le entregó el Acuerdo Final de Paz, dijo que lo más importante es que se está comprobando que el mundo entero respalda el documento para el fin del conflicto en Colombia.

Luego de una apretada agenda, donde sostuvo varias reuniones bilaterales incluyendo al del secretario de la ONU, afirmó que “para Colombia ha sido muy satisfactorio constatar que el mundo entero está apoyando este proceso”, entregando un balance positivo en el segundo día de su visita en el marco de Asamblea General del organismo.

Durante el día la delegación colombiana logró incrementar la ayuda para el desminado humanitario a más de USD $100 millones de dólares.

“Es una cifra que nos confirma el apoyo que está teniendo Colombia, y algo que nos estimula a seguir adelante porque uno de los grandes retos es desminar a nuestro país”, dijo el presidente Santos recordando que hay más de 700 municipios contaminados y la meta es que estén libres de estos artefactos explosivos para el 2021.

Para el mandatario, “Colombia está en este momento en el punto más importante del mundo porque está dando un ejemplo de que si se puede lograr la paz”.

Confirmó que el próximo miércoles, como lo hizo este lunes con el secretario general de la ONU, le entregará el acuerdo final de paz al presidente de Estados Unidos, Barack Obama y depositará el documento ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas como se estableció con las Farc.

Durante el día se reunió con también con el primer ministro Japonés, Shinzo Abe y con el rey de España, Felipe VI, quienes le reiteraron su compromiso para la consolidación de la paz en el posconflicto.