Get Adobe Flash player
Ultima Hora

Tomado de Radio Gautapurí 

A pesar de las múltiples denuncias que a través de las instancias judiciales respectivas y de los medios de comunicación han realizado, los ganaderos de la región consideran que la Policía Nacional va perdiendo la batalla frente a los casos de hurto de ganado, delito que ha tenido un aumento exponencial en la región, en particular en Valledupar, La Paz, San Diego y Codazzi.

En efecto, cabe recordar que según estadísticas obtenida en la Rama Judicial, durante 2016 y 2017 ha sido denunciado el hurto de más de 500 reses en fincas pertenecientes a estos tres municipios, sin que la Policía o el CTI de la Fiscalía entregue algún resultado concreto de judicialización de los responsables.

Las reses hurtadas son sacrificadas en forma antihigiénica y su carne es vendida en forma ilegal en varios puntos de Valledupar, ciudad que se ha convertido en el principal punto de acopio del ganado hurtado.

Tan solo en el mes de marzo de este año fueron sacrificadas, o como se dice en lenguaje del hampa “pelados” 17 semovientes en la región de Guacoche, pertenecientes a las siguientes personas:

 -     2 vacas de Ricardo Castro

-      2 vacas de Gonzalo Aroca Mindiola

-      2 mulas del Monito Dangond.

-      2 vacas del señor Osorio

-      4 terneros de José Luis Carvajal

-      2 vacas de José Ramón Vanegas

-      3 vacas de la familia Molina Araújo

Los ganaderos de la zona, en diálogo con Radio Guatapurí, han indicado que se trata de una banda de cuatreros bien organizada, que opera con gente de la región, en complicidad con habitantes de la margen derecha del río Guatapurí, en particular de los sectores denominados como “9 de marzo”, “Pescaito” y “Villa Castro”, sitios a donde es traído el ganado hurtado y en donde operan mataderos clandestinos y expendios ilegales de venta y distribución de carne, a otra zonas de la ciudad, incluyendo a algunos matarifes y carniceros de la Galería Popular, quienes compran sin ningún control fitosanitario, la carne producto del abigeato.

Entre los miembros de esta banda habrían sido identificados por los ganaderos de la región las siguientes personas por sus alias delincuenciales: Alias Geiner, Alias Eduardo, Alias Tomita, Alias José, Alias Jesús, Alias Negro Alejandro (también llamado Boca Roja) y Alias Fredy, éste último que oficia como jefe de la banda y es el encargado de seleccionar el ganado para ser robado y luego de hurtado, comercializarlo en los expendios clandestinos ubicados en la margen derecha del río Guatapurí. Según un ganadero de la región que pidió mantenerse en el anonimato, Alias Fredy tendría contacto con algunos miembros de la Policía, quienes le suministran la información de los movimientos de la fuerza pública para eludir las operativos policiales de registro, control y movilización de ganado, lo que explicaría porque a pesar de ser vox populi en la zona quien es este delincuente, no ha sido aún capturado.

 

Publicado en Judicial