Get Adobe Flash player

Los habitantes de la carrera 6 entre calles 17 y 17ª se encuentran desesperados debido a la intranquilidad que viven en sus hogares, las constantes peleas que deben soportar entre jibaros y ladrones, amen de la venta de droga a la vista de los niños, el vecindario y los robos de manera continua a los transeúntes, hacen de este sector un lugar fuera de control para las autoridades.

Muchas son las quejas que reposan en la oficina de gobierno municipal enviada por sus habitantes y los líderes comunales, que ya se vencieron en la tarea de buscar una solución definitiva a este cumulo de problemas.

Reuniones de todo tipo, promesas que van y vienen pañitos de agua tibia  y el encarnizado problema de expendio de drogas y atracos callejeros continúan en mayores proporciones.

No es justo que las comunidades del barrio el Cerezo y el barrio el Carmen, estén sumidos arrastrando este lastre de los desadaptados sociales apostados allí en esta carrera, calles y el parque, ni siquiera la virgen del Carmen, les ha podido hacer el milagro.

Los habitantes de este populoso sector le recordaron en días pasados al señor alcalde Augusto Ramírez Uhía, que en campaña se comprometió con esta comunidad ayudarles en la erradicación de esta problemática, pero hasta el día de hoy  no ha cumplido con su palabra empeñada.

Pero si es bueno expresarle que el problema social, lo tiene latente a escasas cuadras de su palacio municipal.

Quien trate de pasar después de la siete de la noche por este sector será presa fácil para la horda de ladrones y drogadictos que esperan con tranquilidad su presa en uno de estos sitios de lenocinios, cantinas, bares, tienda o como le quieran llamar amparados con las mujeres vestidas semidesnudas que laboran como trabajadoras sexuales en estos sitios, los cuales no han sido posible sacar de esta zona, que entre otras cosas hace parte del famoso plan centro y que aun operan orondamente en la carrera 6 entre calles 17 y 17ª.

Tienen un reto las autoridades y el señor alcalde en demostrarle a esta comunidad que si se puede recuperar este barrio, porque como van las cosas dicen sus habitantes que es mejor recoger e irse.

Las acciones valen más que mil palabras y esta comunidad quiere ver avances con transformación social, para este sector céntrico de la ciudad.    

Publicado en La voz de la Comunidad