Get Adobe Flash player

Los dueños de estaderos y demás vendedores del balneario Hurtado rechazaron la medida al conocer que la Alcaldía de Valledupar prohibió la venta y consumo de bebidas embriagantes en el río Guatapurí.

Jorge Luis Lúquez, uno de los dueños de estaderos cerca aseguró que “Es una medida aparte de represiva, coercitiva y abusiva, es nociva para nosotros los propietarios porque apenas nos dijeron que no podemos vender bebidas alcohólicas. Cuando a uno lo desplazan de su sitio de labor, nos plantearon una cosa y luego salieron con otra. Lo ideal era que socializaran las cosas con nosotros pero no nos tuvieron en cuenta. Si analizamos, el objetivo que era limpiar el río, no lo hemos visto”. 

Por su lado, José Vanegas catalogó esto como “un atropello para nosotros. Hoy vamos a abrir y apenas nos dicen que no podemos vender bebidas. Entonces, qué pasó, nos debieron dar un plazo para sacar el producto que tenemos en bodega, ellos tienen que respetarnos, nosotros somos arrendatarios del municipio. Pagamos impuestos, arriendo, luz, sayco, industria y comercio, todo eso. Estamos pidiendo una explicación”.

El Secretario de Gobierno Municipal, Gonzalo Arzuza fue reiterativo en la decisión que tomaron: “aplicamos la ley 1801, teníamos convertido el río en una cantina de 1.5 km, no más expendio de licor, ni venta, nada. Se toma la decisión histórica de prohibir el consumo de bebidas embriagantes, le vamos a devolver el río la ciudad. Vamos a reubicar los vendedores ambulantes”.

 

Publicado en La voz de la Comunidad